El musical La la land’ triunfa en los Oscar con 7 premios; critican a Trump

Spread the love

El musical La la land se ha convertido en la película triunfadora de los Oscar con un total de siete estatuillas de 14 nominaciones en una gala en la que Donald Trump ha sido blanco de las críticas y en la que los artistas afroamericanos han sido protagonistas al llevarse varios de los premios a los que optaban en distintas categorías tras los #OscarSoWhite y los #OscarStillSoWhite de 2015 y 2016.

 

El musical de Damien Chazelle se ha hecho con los Oscar a mejor película, mejor director, mejor actriz, músical original, mejor canción (“City of Stars”), fotografía y diseño de producción. No ha podido igualar el récord de 11 estatuillas Titanic, Ben-Hur El Señor de los anillos, pero hacía siete años que la ganadora del Oscar a mejor película no sumaba más de seis premios.

Moonlight, que había sido la gran triunfadora la noche anterior en los premios del cine independiente, se ha llevado dos Oscar de ocho nominaciones, el de mejor actor secundario para el actor afroamericano y musulmán Mahershala Ali y el de mejor guion adaptado para Barry Jenkins y Tarell Alvin McCraney, autor de esta historia que originalmente era una obra de teatro sobre un chico negro gay.

También dos de seis posibles se han llevado Manchester frente al mar: el de mejor actor para Cassey Affleck y el de mejor guion original, para su también director, Kenneth Lonergan; y Hasta el último hombre, de Mel Gibson (mejor montaje y montaje de sonido de seis nominaciones). Y se ha ido con uno La llegada (mejor edición de sonido), la que podría considerarse la gran perdedora pues era, con ocho nominaciones, la segunda cinta más nominada.

A sus 32 años, Damien Chazelle se ha convertido en el ganador más joven de la historia del Oscar a mejor director. Con su película sobre los soñadores y los sueños cumplidos, Chazelle se ha llevado el premio en su primera nominación, galardón que ha querido dedicar a “aquellos que creen en mí” y a su novia, Olivia Hamilton, que actúa en La la land y a la que conoció en el rodaje: “Es una película de amor y tuve la suerte de enamorarme mientras rodaba”, le ha dicho.

Emma Stone se ha llevado el Oscar a mejor actriz por su papel de Mia en La la land, una actriz que persigue su sueño hasta que consigue triunfar en Los Ángeles, como ella ha hecho esta noche a sus 28 años con su primera estatuilla en su segunda nominación. “Me doy cuenta de que un momento como este es una confluencia de fortuna, de oportunidad, y quiero dar las gracias a Chazelle por darme esta oportunidad”, ha dicho muy nerviosa Stone, que no ha querido olvidarse de Ryan Gosling, “el mejor compañero en este proyecto”. “Todavía tengo mucho que aprender y esto es un buen símbolo de lo que me queda por delante”, ha concluido.

La gala anti-Trump

Como se esperaba, la 89 edición de los Oscar ha sido la gala anti-Trump. Las críticas a Donald Trump han empezado sin palabras, desde la misma alfombra roja, con el lazo azul que han lucido muchas estrellas en apoyo a la Unión para las Libertades Civiles en América, uno de los grupos de defensa de los derechos civiles más importantes de Estados Unidos, que ha batallado legalmente contra la orden de Trump de veto de entrada en EE.UU. de los ciudadanos de siete países musulmanes.

Las críticas al presidente estadounidense han continuado nada más arrancar la ceremonia, cuyo presentador, la estrella televisiva estadounidense Jimmy Kimmel, en su monólogo inicial ha lanzado varias pullas a Trump: “Esta retransmisión la ven más de 250 países que ahora nos odian”, ha dicho nada más empezar y, en tono más serio, ha hecho un llamamiento a “la conversación civilizada, seamos progresistas o conservadores”. También ha ensalzado a la “sobrevalorada” Meryl Streep, en alusión al comentario de Trump tras las críticas que le hizo la actriz en los Globos de Oro, a la que el público del Dolby Theatre de Los Ángeles ha aplaudido puesto en pie.

Y la puntilla de la noche ha llegado cuando, en directo, Kimmel le ha mandado un mensaje vía Twitter a Trump preguntándole si estaba despierto escamado por que el presidente estadounidense llevase más de siete horas sin tuitear. El tuit ha sido retuiteado por más de 200.000 personas.

Comentários no Facebook