Home / Internacionales / PEÑA NIETO SÍ PODRÍA SER REVOCADO POR TRAICIÓN A LA PATRIA, SEGÚN ANALISTAS

PEÑA NIETO SÍ PODRÍA SER REVOCADO POR TRAICIÓN A LA PATRIA, SEGÚN ANALISTAS

Spread the love

El gobierno de Enrique Peña Nieto ha estado marcado por el rechazo social. La violencia, desempleo y reformas fracasadas son los actos que más molestan a los mexicanos, al menos desde la perspectiva ciudadana, que por cuarto año consecutivo se manifestarán en una mega marcha en el Zócalo capitalino este 15 de septiembre, bajo una sola exigencia: #RenunciaYa.

Los cargos de elección popular no son irrenunciables, jurídicamente todo funcionario tiene derecho a renunciar, incluyendo al Presidente, aunque en México son pocos los casos.

Sin embargo, la renuncia o dimisión de Peña Nieto no es un asunto sencillo. De acuerdo con analistas los preceptos legales que contemplan la falta del Presidente en el país siguen siendo los mismos que hace 99 años, la suplencia presidencial sigue siendo un tema tabú en el constitucionalismo mexicano.

captura-de-pantalla-2015-09-16-a-las-2-14-50

Durante el grito de independencia en 2015, poco antes de cumplirse el primer aniversario de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa. Foto vía Instagram / lafotomiranda

Actualmente la Constitución determina en el artículo 86 que: “el cargo del Presidente de la República solo es renunciable por causa grave, que calificará el Congreso de la Unión, ante el que se presentará la renuncia”, reforma establecida en 1917.

Este mandato, supone que aún y cuando se tratara de una causa vinculada al estado de salud del Presidente, la situación tiene que haber llegado al extremo que no sea posible sustituirlo temporalmente como lo previene el artículo 85, relata Eduardo Andrade Sánchez en un texto publicado por el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.

Las circunstancias específicas que rodean la presentación de la renuncia determinarán el juicio que se forme el Congreso acerca de la causa es grave o no, esto, se específica en el artículo 73 de la Constitución, señalaSánchez.

Las reformas más actuales al respecto, se dieron meses antes de que Felipe Calderón concluyera su mandato en 2012.

Calderón hizo nueve propuestas de ley, donde se aprobaron entre otras, la incorporación de las figuras de candidatos independientes e iniciativas ciudadanas, además de facultar al Presidente para presentar en cada periodo ordinario de sesiones en el Congreso un número determinado de iniciativas, pero el supuesto de la falta del titular del Ejecutivo Federal quedó intacto.

Las propuestas de la iniciativa presidencial no incluyeron modificación a los artículos 84 y 85 constitucionales que tratan la suplencia del titular de Ejecutivo Federal, señala Mario Melgar Adalid, investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM en el libro “Nuevas reglas para la suplencia presidencial”.

“La eventualidad de la falta presidencial en un sistema como el mexicano es de la mayor importancia. Se trata de un asunto de seguridad nacional, pues las consecuencias de que el Poder Ejecutivo Federal, que es unipersonal quede vacante, así sea por un lapso breve son de un alto riesgo”, dice.

El investigador explica en su libro, que durante la “transición” del ex presidente Vicente Fox, éste fue intervenido quirúrgicamente por lesión en su columna vertebral, aparentemente de gravedad y también se habló de incapacidad al grado que estuvo sujeto a un régimen de medicamentos controlados.

Independientemente de este incidente, menciona Melgar, el sistema constitucional debe tener una respuesta democrática a un problema que afectaría a la sociedad en su conjunto, de darse el caso de la falta repentina de un presidente de la República.

Durante la administración de Calderón, senadores del PRI presentaron una iniciativa que incluía reformas y adiciones a los artículos 84 y 85. En ese momento reconocieron la “ineficaz regulación constitucional para acordar el remplazo del Poder Ejecutivo. Una omisión importante para la que no existe salida institucional adecuada”, cita el investigador.

Los senadores reconocieron los altos riesgos políticos y económicos que conllevaría una situación de tal incertidumbre y, asignaron al secretario de gobernación la responsabilidad de asumir la presidencia, como un encargado del despacho, mientras el Congreso llega a una decisión, explica Melgar.

Peña Nieto sí podría ser revocado

En otro aspecto, la destitución de un Presidente en México es prácticamente imposible si no ocurre alguno de los supuestos que marca el artículo 108 de la Constitución: “sólo podrá ser acusado por traición a la patria y delitos graves del orden común”.

Usualmente es muy difícil destituir a un presidente, la experiencia actual de Brasil indica que la destitución de un presidente genera mayores problemas de los que se busca resolver, explica Ricardo Espinoza Toledo, especialista en gobiernos y partidos políticos de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

En México, la ley no prevé la dimisión como tal del Presidente, ya que especifica que solo puede ser juzgado por traición a la patria, un término “subgenérico”, desde la percepción de Espinoza.

Si existiera una mayoría en el legislativo, dijo Espinoza, dispuestos a iniciar un juicio político en contra del Presidente bajo ese genérico que se llama traición a la patria, podría tener como contenido “el hecho de que Peña Nieto prometió que la economía crecería aceleradamente y, sin embargo, sigue estancada, no ha generado más empleos; su gobierno ha gastado más, pero hay más pobres, prometió reformas estructurales que mejorarían condiciones para la gente y han sido un fracaso”.

“También prometió acabar con la delincuencia y el crimen organizado tiene mayor control del país. La corrupción está en todos lados y a niveles que nunca antes se habían observado, todo eso podría equivaler a traición a la patria. Pero se requieren fuerzas políticas efectivas de oposición, que verdaderamente sean autónomas, no estás que firmaron el Pacto por México”, destacó.

Para el especialista, en el país existen condiciones legales que podrían llevar a la dimisión de Enrique Peña Nieto, pero el PAN y el PRD comparten con el Presidente muchas cosas y, no tienen en el Congreso ni el interés y quizá tampoco la fuerza para conducir un proceso de esta naturaleza.

Espinoza especificó que una marcha tiene una función importante para llamar la atención del gobierno y puede servir para que mire “aunque sea de reojo” las enormes dificultades que vive la población del país. No obstante, es difícil pensar que puede ser el medio para la destitución de un Presidente, dijo.

A diferencia de otros países de América Latina como Brasil, Ecuador, Paraguay, Argentina, Bolivia, Venezuela y Honduras, en México las protestas o decisiones unánimes del poder legislativo no han escalado al grado de obligar al Presidente a dejar el poder.

En México son históricos los casos de Presidentes que han dejado su cargo. El último, fue hace 84 años, cuando Pascual Ortiz Rubio renunció como presidente de la República en 1932. Desde entonces, ninguno de los Ejecutivos federales que le precedieron han dejado su cargo.

Previo a ello, dos de los momentos con mayor relevancia en la historia del país fueron protagonizados por Porfirio Díaz, quien presentó su renuncia el 25 de mayo de 1911, más de 30 años después de tener el poder, a los 80 años con sordera, infección en las encías y dolor de rodillas al caminar.

arton267211

En un escrito dirigido a la Cámara de Diputados dijo: “El pueblo mexicano se ha insurreccionado manifestando que mi presencia en el ejercicio supremo del poder ejecutivo, es causa de su insurrección. En tal concepto, respetando, como siempre he respetado la voluntad del pueblo, y de conformidad con el artículo 82 de la Constitución Federal vengo ante la Suprema Representación de la Nación a dimitir sin reserva el encargo de Presidente Constitucional de la República, con que me honoró el pueblo nacional”.

Con su renuncia, Francisco I. Madero fue electro presidente de México, dos años después (1913), fue obligado a renunciar. En una dimisión histórica, la Cámara de Diputados registra que en la XXVI Legislatura del Congreso aceptó su renuncia y la del vicepresidente José María Pino Suárez en condiciones críticas derivadas del poder de facto del que disponía Victoriano Huerta quien ya se había proclamado encargado del Poder Ejecutivo.

FUENTE: http://noticiasenlamira.com/pena-nieto-podria-revocado-traicion-a-la-patria-segun-analistas/

 

About hoy

Check Also

Los 10 carros mas raros del mundo VIDEO

Spread the love

Comentários no Facebook