OPINION: Salvemos Higüey, o será la próxima provincia haitiana!

Spread the love

Salvaleon de Higüey, en el municipio de la provincia La Altagracia, fue fundada el 9 de junio del año 1845. Ubicada en el extremo este de la República Dominicana, con una superficie de 1,705 kilómetros cuadrados y una población más o menos de 200 mil habitantes, fue uno de los últimos territorios de la isla en ser conquistados por el militar español Juan de Esquivel.

Su nombre, Higüey, era la denominación de un cacicazgo que significa “Sol ” en Taino.  Desde luego,  por su ubicación es la región que primero  recibe los rayos del sol.

La economía de la provincia La Agracia es de las más ricas en la República Dominicana, pues produce caña, café, tabaco, cacao, arroz y maíz. También ganadería (bovina y porcina), piscicultura y turismo en la costa.

En los años 80 comienza la explotación turística, de la mano de inversionistas españoles y de otros países. Desde luego que el foco de interés fueron Punta Cana y Bávaro, convirtiéndose en el Polo turístico más importante de la República Dominicana y el Caribe, pero además de los mejores del mundo.

Cuenta con su propio aeropuerto internacional en Punta Cana,  el cual ha sido galardonado en los últimos cinco años como el mejor de Latinoamérica. En la actualidad está en fase de construcción el otro aeropuerto internacional que estará ubicado en Bávaro.

Su monumento más emblemático es la Basílica de Nuestra Señora  de la Altagracia,  justamente ubicado en “Higüey”, el cual representa un símbolo de la Iglesia Católica dominicana, diseñado por el arquitecto francés André Jacques Dunoyer de Segonzac, su construcción comienza en el año 1954 y culmina en el 1971;  una verdadera obra maestra.

Ahora viene la otra cara de la moneda. Con el boom turístico entre los años 80, 90 y 2000 comenzaron a llegar a la provincia miles de haitianos ilegales en busca de trabajo, mayormente en el área de la construcción, seguridad y servicios domésticos.  Es tanta la población de haitianos en Higüey, que vemos con gran preocupación el que muy pronto serán mayoría en la provincia, lo cual es un peligro para la integridad territorial, social, comercial y política en la misma.

Ya los haitianos han ocupado Bávaro, El Hoyo de Friusa, La Otra Banda, Verón, Mata Mosquito y otros pequeños pueblos.

Cómo dominicanos que somos e identificados con defender nuestra soberanía, nos preguntamos, ¿dónde están las  autoridades de la provincia La Altagracia que han permitido esto?.  Amable Aristy Castro y su hija Karina Aristy tienen mucho que explicar al país acerca de esta inmigración masiva de ilegales haitianos permitida por ellos.  También tienen su cuota de responsabilidad los ingenieros de la construcción, los dueños de los hoteles, Frank Rainieri y el gobierno central.

Por un asunto de seguridad nacional la provincia debe ser declarada de emergencia, pues ya han comenzado los conflictos entre dominicanos y haitianos, quienes se han adueñado de los trabajos informales en la región.

Motoconchistas haitianos no quieren que los dominicanos se la busquen, los robos a turistas y dominicanos están a la orden del día, pero la prensa calla. En destacamentos policiales se informa que el 86% de los delitos y crímenes son perpetrados por haitianos en su mayoría ilegales. Hay lugares donde, si los dominicanos quieren trabajar,  tienen que negociar con ellos.

Estamos al borde de la balcanización de la República Dominicana.  Si ellos se convierten en mayoría, podría pasar como Cataluña,  en España, que quiere la independencia de la corona española y España no lo acepta.

Los haitianos podrían elegir sus propias autoridades,  hacer un referendo e independizarse de la República Dominicana. Ya en la basílica de Higüey se están celebrando misas en creole.

Cuanta hipocresía!.  Se celebran las misas en su idioma dentro de la basílica y en la periferia de la misma se hacen rituales del vudú.  Qué atropello tan grande a nuestro país!. Una basílica emblemática del pueblo dominicano y su religiosidad.

En la zona donde está la misma imagen de Nuestra señora de la Altagracia, tan importante para el pueblo dominicano, hoy en día está convertida en un mercado de inmigrantes que hasta defecan en sus alrededores.

Si no se hace una “deportación masiva” y urgente, vamos a perder a Higuey. República Dominicana tendrá 31 provincias y Haití tendrá 11 departamentos, desde luego con Higüey en territorio dominicano. Será la quinta provincia que vamos a perder luego de la guerra de independencia del 27 de febrero de 1844. (Ya hemos perdido cuatro provincias en la zona fronteriza de la misma forma:   llegaron y se hicieron mayoría y luego hubo que cederles esos territorios, pues a los haitianos les ha ido mejor con la invasión pacífica que con la militar).

Es sólo cuestión de tiempo para que estalle el próximo conflicto.  “La suerte está echada!!”,  dijo el emperador romano Julio César.

sp-am

Comentários no Facebook