Rosas amarillas para el gran Gabo

AP
Bogotá

Los acordes del réquiem de Mozart y un famoso vallenato inundaron ayer martes la catedral primada de Bogotá durante un homenaje a la memoria de Gabriel García Márquez, quien escribió con letras de oro el nombre de Colombia en el mundo, dijo el presidente Juan Manuel Santos.

El acto en la catedral, ubicada en la céntrica Plaza de Bolívar, comenzó pasado el mediodía y estuvo encabezado por Santos, quien la víspera viajó para hacer en el Palacio de Bellas Artes de Ciudad de México una guardia de honor junto a la pequeña caja de madera con las cenizas del autor de “Cien años de soledad”, fallecido el 17 de abril a los 87 años en la capital azteca.

En una catedral atestada de personalidades políticas, como tres expresidentes -el conservador Belisario Betancur (1982-1986) y los liberales César Gaviria (1990-1994) y Ernesto Samper (1994-1998)-, así como congresistas, ministros y exministros, la ceremonia comenzó con una oración encabezada por el cardenal Rubén Salazar desde un altar decorado con cientos de rosas amarillas, el color preferido de García Márquez.

Pequeñas mariposas de papel amarillo decoraban partes de las paredes y los atriles de los músicos de la Orquesta Sinfónica Nacional, algunos de los cuales llevaban en sus muñecas pulseras con mariposas.

“Damos gracias a Dios por el legado por este máximo maestro de las letras… damos gracias a Dios por su existencia”, dijo el cardenal. “Gabo ha sido sal de la tierra y luz del mundo”, añadió el cardenal invitando a los presentes a rezar un Padrenuestro. Poco después comenzaron los acordes del réquiem interpretado por la Orquesta Sinfónica Nacional, bajo la dirección del maestro José Luis Domínguez, e ingresaron los miembros de un coro en trajes negros y con prendedores de mariposas amarillas de papel en una esquina de su pecho.

Al término del réquiem, Santos dijo en un breve discurso que el escritor “ha sido el compatriota que más alto ha llevado el nombre de nuestro país y hoy nos reunimos todos en esta catedral… para rendirle el tributo de nuestro afecto”.

Santos expresó “todo nuestro reconocimiento, todo nuestro afecto, todos los homenajes a este hombre gigante que escribió con letras de oro el nombre de Colombia en el panorama mundial” e invitó a los presentes a brindar un aplauso a García Márquez, que se extendió por un minuto con todos los invitados de pie.

Santos destacó además que el escritor “siempre quiso una Colombia en paz” y agregó que “en su memoria no vamos a claudicar en esa tarea”. El mandatario lleva desde 2012 negociaciones de paz en Cuba con la guerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y ha hecho del fin del conflicto armado interno la mayor bandera de su campaña para la reelección.

Rec

About hoy

Comentários no Facebook