Cultura

República Dominicana hacia una hecatombe ambiental

YSELA-SANTOS

POR YSELA SANTOS.-Cuando se habla de hecatombe, hablamos de destrucción, de sucesos trágico, que tienen como consecuencias desgracias humanas y materiales. Como el paso de un mortífero huracán, como los más reciente por el Atlántico, Irma con categoría 5, sobretodo Maria, los cuales devastaron varios países del Caribe y parte de los Estados Unidos.

Además hablamos de un terremoto de gran magnitud como los que sucedieron en México hace algunos días, de un tsunami, de inundaciones de proporciones descomunales y ni se diga de los fuegos forestales, que arrasan todo lo que encuentran a su paso.

¿Y qué usted diría de las altas temperaturas, que rompen todos los récords, inclusive a pocas horas del paso de un fenómeno atmosférico, que rompen todos los  pronósticos. En varias ocasiones la población se quedó esperando la carga de lluvia que dejarían por todo el territorio nacional, lo cual  aliviarían las temperaturas, pero no, ha sucedido todo lo contrario, la tierra, los ríos y las cañadas, vuelven a su atípica realidad.

Algunos dirían que es el fruto del Cambio climático; consecuencias de las manos depredadoras  criminal del hombre, y que afectan a todo el planeta, y no se equivocan. Otros los más creyentes, los religiosos, insisten en que son las señales del fin del mundo. En sí,  cualquier argumento sobre las causales de la destrucción de nuestra habitad es digno de alarma y análisis.

Tenemos bien claro que la mayoría de los país  hace lo suficiente en materia ambiental, mucho menos los del tercer mundo, todo lo contrario. En la República Dominicana del  presupuesto nacional se dedica menos del 1% al tema ambiental. Eso dice todo…

Aunque para el 2018 el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales experimentó un incremento significativo en su presupuesto, que subiría de RD$7,138 millones a RD$11,168 millones para una diferencia de RD$4,030 millones.

Sobre este particular destaca una partida de RD$2,509 millones para el financiamiento del Proyecto de Recuperación de la Cobertura Vegetal en Cuencas Hidrográficas del país.

En los últimos años el presupuesto original del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales fue modificado mediante el presupuesto complementario enviado por el Presidente Danilo Medina al Congreso, que lo aprobó de inmediato.


El presidente dominicano Danilo Medina

Aunque le dijo a los presidentes y jefes de Estado que participaron en la Vigésimo Primera Conferencia Internacional de Cambio Climático (COP21), inaugurada en París, Francia que su gobierno está interesado en aportar para resolver el problema del cambio climático, Danilo Medina bajó de RD$63,39 millones a RD$59,61 millones el presupuesto de Medio Ambiente. Esta reducción es de un RD$378 millones.

Y la asignación presupuestaria para el año 2016 fue de RD$ 5.683 millones, una reducción de RD$278 millones, un 5% menos.

Y así va Danilo y le dice a esos gobernantes que su gobierno lucha contra el cambio climático, el calentamiento global y por mejorar el medio ambiente.

Aunque su administración hace muy poco, o casi nada, para descontaminar el medio ambiente y contribuir en la lucha contra el cambio climático y el calentamiento global, el presidente Danilo Medina abogó en Francia por un consenso vinculante contra tales fenómenos, provocados por la irresponsabilidad de los gobiernos y de los empresarios.

“Confío en que esta conferencia se selle con la firma de un consenso vinculante que sea además un homenaje a los valores universales que compartimos y a nuestra firme decisión de superar juntos todos los retos que este siglo 21 nos plantee”, expresó Danilo en su discurso ante Vigésimo Primera Conferencia Internacional de Cambio Climático (COP21), inaugurada  en París, Francia.

Danilo no trata de evitar siquiera la contribución de la Autoridad Metropolitana de Transporte (AMET) con el calentamiento global y la contaminación ambiental, por los entaponamientos evitables que provocan sus agentes.

Tímidamente Danilo pidió a las naciones industrializadas asumir su responsabilidad ante el cambio climático.
“Llegamos a esta cumbre del clima con optimismo, pero también con urgencia a esta cumbre porque lo que aquí está en juego es mucho”, pronunció Danilo, en cuyo gobierno el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales no funciona ni siquiera para evitar la tala de árboles, y permite la agresión contra los ríos y arroyos con la extracción de materiales y la contaminación.

“Este es el momento de la verdad, es el momento para que también los países desarrollados que aún no han anunciado recortes significativos, den un paso al frente y acepten su responsabilidad histórica y es el momento para que los grandes países emergentes que emiten un creciente porcentaje de dióxido de carbono asuman su papel ante la comunidad internacional”.

Según le dijo Danilo a los presidentes y jefes de Estado participantes en la Vigésimo Primera Conferencia Internacional de Cambio Climático (COP21), en la República Dominicana “también estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo. Solo este año República Dominicana ha reducido los gases de efecto invernadero de 3,6 toneladas per capitas a 2,9 toneladas lo que nos sitúa en los 23 países con menos gases permitido”.

Danilo Medina tampoco no le dijo a los presidentes y jefes de Estado que su gobierno está muy afanado en la instalación de dos cuestionadas plantas que producirán energía eléctrica a base de carbón, o sea, que contaminan aún más el medioambiente de una zona tan productiva como la provincia Peravia.

El actual Ministro Francisco Domínguez Brito  intenta al parecer hacer lo mejor, pero carece de políticas claras, proyectos definidos, estructuras profesionales, ni presupuestos suficientes para ejecutar sus planes. Está atado a intereses particulares, que definitivamente  vienen de  las altas esferas del poder estatal.

La República Dominicana, al igual que sus vecinos más cercano, Haití, es un estado fallido, lanzado este último como un bagazo, a su suerte por los organismos internacionales, cuya crisis, política, social, económica, se agravó luego del terremoto del 12 de enero del 2010, al que  muchos llaman tierra perdida, su futuro también de por sí es incierto, por muchas razones, y  fue devastado
su capa vegetal.


Haiti/AFP

Muchos  se preguntan sin saber las repuestas  porque Quisqueya pasó de ser la bella por sus inmensos paisajes, y su clima envidiable, a ser un país invivible, nada más simple, porque sus bosques que son los que almacenan el agua están desapareciendo, de tal manera que se vienen  desmontando casi todas sus cordilleras, pero además pululan las minas, ya sea para la explotaciones de piedras preciosas, como para la, extracción de materiales para la construcción; de tal manera, que desde las altura se puede observar con mayor precisión en qué condiciones  se encuentra la isla la Hispaniola.

Lo que pretendo es hacer algunas reflexiones, repetir lo que ambientalistas vienen denunciando, que dejemos a un lado la hipocresía, el fanatismo,  los poses, el figuereo en las redes, pantalla chica, de cara a nuestra realidad, hacer algunas puntualizaciones, con expertos en el área, partiendo de que RD, sigue siendo el principal proveedor de carbón de Haití, lo cual se hace de manera clandestina y oficial, a Puerto Rico, EE.UU, Europa y hasta los Emiratos Árabes.

Un gran negocio que cuenta con el respaldo del gobierno, que deforestan nuestros bosques con manos de obras haitianas para beneficiarse del negocio de la fábrica del carbón y sus derivados, el cual es un negocio multimillonario y sigue siendo el mejor secreto guardado de Estado, el que muy pocos quieren abordar.


Horno de carbón: Foto: fuente externa.

En sí, deforestan los bosques, tienen que comprar los árboles, negocio de sus mismos funcionarios; utilizan empresas, las que manejan el proyecto, de sus mismos funcionarios;  utilizan personal a los cuales pagan con recursos del Estado y los que administran son los mismos funcionarios.

Y si, un negocio redondo, del cual lo más probable el presidente Danilo Medina, tenga  conocimiento. De esta modalidad, que no es nada nuevo ampliaremos más adelante.

Que tal si iniciamos con la destrucción sin misericordia de las zonas boscosas, de la explotación de Minas, unas para la extracción de materiales para la construcción, especialmente la situada en Gua Conejos- Angostura, en Juan López en el Municipio de Moca, Provincia Espaillat, donde el grupo ecológico denominado, Centinelas de las Montañas y las diferentes organizaciones populares se mantienen al pie del cañón, en lucha.

Con frecuencia un conjunto de organizaciones comunitarias del sector Los Robles, el colectivo social Marcha Verde, Centinelas de las Montañas y la Sociedad Ecológica del Cibao protestan de manera pacífica en contra de la explotación de dicha  mina.

En nombre de la Sociedad Ecológica del Cibao se mantienen al frente de esta lucha Belkis García y Luis Polanco, Presidenta y Director Ejecutivo, quienes vienen solicitando al ministro de Medio Ambiente, Francisco Domínguez Brito la cancelación del contrato de explotación minera a favor de la empresa Alba y Asociados, cuyo propietario Rolando Alba tiene permiso del Ministerio de Ambiente desde el 2009, sin ningún tipo de criterio.

Esta mina de extracción de materiales de construcción como otras tantas está destruyendo los recursos naturales, así como  la flora y la fauna de la loma Gua Conejos, provocando un crimen contra el único pulmón y malogrando la única fuente acuífera de la zona.

Por su parte el dirigente comunitario Juan José Castillo, expresó que el paso de los camiones pesados por las comunidades Los Robles, Los Tejada y la Lomita destruyen los caminos vecinales y constituye  un peligro para los residentes de estas localidades.

Explicó que el paso de los camiones provoca una polvareda, afectando la salud a niños y ancianos.
La manifestación de protesta se realizó en el cruce de Los Robles con pancartas y pronunciando consignas en contra de la operación de la Mina y aseguraron que bajo ninguna circunstancia permitirán el paso de los camiones por la vía.

Desbordamiento de ríos y las manos depredadoras

Las torrenciales lluvias registradas en el país en los últimos días han traído como consecuencia el desbordamiento de ríos, arroyos y cañadas, caso que no es fortuito sino que tiene su origen en la mano depredadora del hombre que ha destruido sus lechos y sus riberas en procura de materiales para la construcción.

De manera sostenida e incesante, desde hace alrededor de 51 años se inició está práctica criminal de extraer materiales del lecho de los principales ríos del país, para sus materiales destinarlos a la construcción.

Precisamente fue a inicio del primer gobierno del fenecido presidente Joaquín Balaguer que se dio rienda suelta a la extracción de materiales de nuestros principales afluentes a nivel nacional, por parte de muchos que rodeaban al entonces al gobernante de turno.

Pero no solamente se destruyeron los lechos de los ríos, sino también sus cauces al derribar primero con hachas y machetes y luego con equipos mecánicos las zonas boscosas que rodeaban y protegían esos afluentes, para penetrar con sus camiones directamente a sus lechos para “cómodamente” extraer arena, grava, gravillas y otros materiales.

Ríos como el Nizao, Yubazo, y Nigua, en la provincia San Cristóbal, o el Yuna, en Bonao, el Camú, en La Vega el Yaque del Norte, en Santiago, y muchos más, pasaron a convertirse de grandes afluentes en riachuelos, los caudalosos arroyos en simples cañadas y las cañadas desaparecieron por completo.

Hoy no debe sorprendernos que por un par de días de torrenciales lluvias nuestros principales acuíferos abandonen sus lechos se desborden y abandonen su cauce natural y sus embravecidas aguas arrasen con todo lo que les queda a su alrededor y a su paso.

Si las pasadas ,y presente autoridades de la llamada otrora Dirección General de Foresta, hoy Ministerio, hubiesen cumplido con su rol de proteger los recursos naturales, en estos momentos los estragos ecológicos a los que estamos expuestos en el presente y el futuro fueran mínimos.

Pero no vamos a citar culpable, porque la lista seria larga, sin embargo debemos ser justo y decir, que es después de los gobiernos de Balaguer, que se inicia esta práctica, continuó viento en popa ante la mirada pasiva de las autoridades que le sucedieron, y hoy vemos los resultados: caudalosos ríos aniquilados, sus lechos llenos de piedras, arena y polvo y cuando llueve torrencialmente el agua de correntía se convierte en una amenaza para cultivos y sus más cercanos pobladores.

Pero las manos desaprensivas no solo han aniquilado los ríos, sino que también los denominados terratenientes que dedican parte de sus predios a la crianza de ganado vacuno han talado decenas de tareas, para dedicarlas a la siembra de pastos para alimentar sus reses.

Y todo esto ha sucedido, porque a nuestras autoridades de ayer y de hoy a unas les ha faltado el coraje para enfrentar esta situación y otras se han mostrado complacientes con ciertos sectores, sin importarles que a las presentes y futuras generaciones ecológicamente estén amenazadas.

Además de los depredadores de ríos, tenemos los que planifican carreteras por nuestras montañas dizque para acortar distancias entre una región y otra, sin importar que esto conlleve la devastación de una extensa zona boscosa, o los que destruyen grandes extensiones de manglares en determinadas zonas costeras para convertirlas en playas.

En la actualidad asechan unos nuevos depredadores que ahora ponen sus ojos en nuestras montañas y talan grandes extensiones de terrenos para destinar sus predios a la construcción de villas personales o comerciales.

Pero aún siendo optimista, ya se ha hecho un poco tarde para tomar medidas heroicas que conlleven a la preservación de nuestros recursos naturales, muy sencillo porque hay muchas islas de poder, de eso hablaremos en una próxima entrega.

La autora es periodista graduada y en ejercicio.

Comentários no Facebook

shared on wplocker.com