La República

PRIMICIA NACIONAL: RD y Haití terminan en una reunificación, esperando que no se encharque en una nueva catástrofe de dolor

El artículo que están a punto de leer podría tratarse de una primicia a nivel internacional, redactado por un español colaborador en ocasiones de este blog, no renegado todavía, esclavizado por las circunstancias de anteriores compromisos profesionales al que le fue encomendado un trabajo, averiguar que en qué cotas de desajuste político se halla el problema gestado como ensayo disgregante en Rep. Dominicana con Haití, y simplemente a título de observador, que debería ser contrastado con otros activistas de su igual. En su caso, purgando así un desajuste de cuentas para que la justificación de unos gastos antaño no contabilizados queden saldados y cuadre con un trabajo sin remunerar, y del que nunca más se hablará, lo cuál no es óbice para añadir, que a día de hoy la inversión ya empieza a nivelarse y entiende es desigual, dados los riesgos que se van acumulando en una zona costosa para vivir.

Sin duda se podrá entender como el mensaje de introducción como un aviso a los navegantes ausentes de capitán, y que nos exige nuestro autor reproducir en este medio. Al hilo de la imposibilidad de obtener confirmaciones sobre su proceder es motivo y cuestión lógica si hay que cubrir determinados espacios de seguridad.

Los lectores se preguntarán por qué el autor difunde ésto libremente y sin temor por las consecuencias que pudieran derivarse en www.solitariosinvisibles.org , sencillamente, nos dice, qué por prurito, primero por ser el medio con el que no se compromete a nadie y que el organismo elegido aceptó para transmitir toda la información acumulada al Instituto Cervántes como interceptor de noticias ciertas, de falso cuño o bandera para su primer análisis, y al que mejor le aconsejarían muchos de los damnificados, leer no entre líneas y pasar desapercibidos, lo que no sirve para hacer harina y después pan, y segundo ya que de no hacerlo él, otros muy pronto lo harán, añadiendo que podría quedarle el semblante de apaciguado hombre con cara de gallina acochinada que ya ha cumplido con su labor, incluso tardía u ordinariamente duplicada, y ya empieza a hartarse de que otros piensen lo que hacer con él. Así se siembran mercenarios, no por lo que saben y traicionan conceptos, sino por lo que pueden estar dispuestos a defender.

Sin más preámbulos, vayamos al quid de la cuestión :

Haití y la República Dominicana se unen, se fusionan y compartirán un complejo futuro. Noticia contrastada. ¿ Habrá sangre ? ¿ Todo quedará en agua de borrajas ? ¿ Llegarán a darse un abrazo Jovenel Moíse y Danilo Medina  o el que le reemplace en la transición ?.

¡ Dominicanos, Haitianos, la suerte se echó en el tapete económico y político hace tiempo !, y han estado mareando la perdíz durante años, los mismos que nuestro colaborador lleva recopilando información en la isla. ¿ Habrá reconciliación subliminal y fusión de los dos países, eliminando la frontera y formando una única república  ?. La respuesta en sí. Y probablemente se controlarán militarmente las posibles reacciones de una población no acorde con tal decisión, que enfurecida puede salir a las calles a rechazar a golpe de machete, bate de béisbol y pistola lo que considera es una traición.

El Presidente Danilo Medina ha sucumbido así a las presiones de los Estados Unidos de Norte América, Cánada y Francia, y no ha manifestado su conclusión determinante, como se esperaba a los efectos en el pasado 27 de Febrero 2018, día de los 174 años de indendencia de España, y desde 1844 del “imperio” haitiano”, que tras 22 años de dominación se replegó a lo que hoy por Trump es considerado un estercolero. O nunca se miden los riesgos o persiste la leyenda de quienes creen obtener el perdón y a la vez causar humillaciones patrias, corren el riesgo de ser perseguidos y alcanzados bajo el citado ” Podrás correr pero jamás esconderte “., que por incluir un ejemplo algo presentía y le sucedió en la forma de finiquito mortal a Anastasio Somoza, expresidente de Nicaragua.

Nuestro informante, off de record, casualmente ha tenido ocasión de contrastar lo que ya se sospechaba, mientras tomaba ron Brugal y naranja con un sargento de la legión francesa, al que tiempo no le dió para transformar su traje de camuflaje en uno de paisano, tal como están prescritos los protocolos en estas misiones de trascendencia similar en el extranjero.

Los franceses, antiguos colonizadores de Haití, ante el estímulo de implantación comercial, recuperación de intereses y préstamos y la necesidad real de evitar un baño de sangre mientras dure el mandato del Presidente Medina, que bien podría darse en ciudades de la magnitud poblacional de Santo Domingo y Santiago de los Caballeros, están “ayudando” a adiestrar a un sustancial y afín élite del ejército dominicano en tareas de contención, represión e identificación con respecto a una posible activación de insurgencia y posterior guerrilla urbana, que al parecer poco se dará dado el carácter caribeño, del que hay que decir que en materia política habla mucho, pero se mueve menos que un camarero en un restaurante lleno, lo que añade decir que la inminente sorpresa tendría un efecto de cangrejo en un hermético invernadero.

En 76.192 km.2 no caben más de 21.500.000 personas, que es lo que suma la superficie total de la isla y la suma de las dos comunidades, sin duda hacen imposible la sostenibilidad.

( Andalucía – España tiene 87.268 km.2 tiene 8.404.000 apx. de habitantes ).

Al parecer es un reducido destacamento galo compuesto de diez especialistas que está formando a bisoños dominicanos para afrontar sin tibiezas lo que pudiera suceder en las calles.  Los “gabachos” están altamente cualificados, hablan un español claro, comprensible, lento y pausado, educados y de marcial comportamiento que sabe apreciar sin rechistar las órdenes de sus mandos, aunque con demostrado recelo evitan las preguntas de otro viejo legionario vecino en su frontera europea, que puede beber al mismo compás que ellos, trasluciéndose en la conversación y sin delatar nada que no se pueda demostrar por la mera razón que ya no hay ocultación, que de la misma forma que en Haití  sucede desde hace meses, se imparten idénticas enseñanzas y prácticas y el manejo armado de crisis complejas y desiguales, ante el rechazo de implementar efectivos para obtener un ejército propio, lo que se ha prestado a la vez para hacer lo mismo en Dominicana de una manera sucinta, sin llamar excesivamente la atención, quizás debido a una densidad demográfica y el hambre real que no remite y ya se instaura lentamente por la competencia laboral haitiana, bajo la enseña tricolor, que admite recibir por trabajar en lo que sea 6.000 o por 12.000 pesos mensuales, que no llegan para paliar los gastos más ineludibles de una persona y mucho menos de una familia, lo que se contrae en una situación desesperada que ya no se puede ocultar, haciendo que un problema social recaiga a la vez en un desastre político de gran envergadura, que junto con el padecimiento de Venezuela, por poner un ejemplo, del que no dejan de llegar ciudadanos a Dominicana por la precariedad inaceptable del país de los “venecos” como todo el mundo conoce, agrava sin duda una situación abocada a las complicaciones y a no esperar que los compromisos de los mandatarios de la zona hagan su trabajo de forma eficiente, con prudencia y corrigiendo errores de un pasado llamado “Trujilllo”, al que ya muchos dominicanos le ponen en un altar , clamando en la reversión del proceder por la distensión de lo que no se puede evitar e intentar cuanto antes, recurrir a una asamblea general extraordinaria de urgente resolución en Naciones Unidas.

En estos días se anunciaba que fuerzas de apoyo dominicanas se habían trasladado a la frontera con Haití para impedir la entrada masiva. Si bien es cierto, tampoco lo es menos que las conversaciones para la unificación se están celebrando a puerta cerrada, sin la participación del resto de los partidos politicos minoritarios, algo que a nuestro criterio nos parece un soberano error.

Y mientras tanto España, pone velas cómo si no ocurriese nada en República Dominicana, y los intereses de los inversionistas quedan totalmente desprotegidos, aunque les garanticen lo contrario, por no ver más allá de lo que sucederá en Cuba con el próximo deshielo gringo, y lo que pronto podrá acontecer en esta isla caribeña de habla española, creole y francesa, ahora divida por poco tiempo en dos. Ciego sortílegio, error, y como viene siendo costumbre desde la pérdida de El Aaiun, el gobierno español únicamente está pendiente del cuadro efímero que han montado cuatro amonestado en prisión, un exiliado cobardón y el montón de “matones nacionalistas” de pacotilla, de escena patética, poco entorpecida y palabra fácil, de reivindicaciones secesionistas, cuando todavía se hacen preguntas de dónde sale su sustento para tanta “manguarria”, sabiendo de que origén procede y al que el suspense lo deja pendiente, para otro día vilipendiar y denunciar sus correrías en los noticiarios despertinos con una nueva sorpresa en el apartado titulado corrupción popular.

Y así la firma canaria Lopesan invierte en Punta Cana, a lo mejor por creer que es un bastión inexpugnable que los canadienses no van a negociar por quedarse con la explotación total de Haití por ahora. Y para muestra un botón, ahora mas que nunca se ha determinado que la industria del laminado de Cánada mediante acuerdo bilateral, por no tener ya mucho mercado en Usa por una contundente ley proteccionista, hay que exportarla con sus copiosos fondos de inversión en lo que más rendimiento ofrece, el turismo, algo que saben perfectamente los dirigentes del Caribe Sur, y de los que alguna tajada sacarán.

No hay que olvidar que la familia Le Pen, sube cada día en las encuestas y pretende enamorar al empresariado francés con reconquistar mercados, empezando por mejor su influencia en la zona caribeña.

Fuente: www.solitariosinvisibles.org

 

 

Comentários no Facebook

shared on wplocker.com