Home / La República / Palabras del Excelentísimo Señor Presidente Danilo Medina, pronunciadas durante el Acto del primer picazo del Proyecto Ciudad Juan Bosch

Palabras del Excelentísimo Señor Presidente Danilo Medina, pronunciadas durante el Acto del primer picazo del Proyecto Ciudad Juan Bosch

Spread the love

Señoras y señores,

 

Muchas gracias a todos y todas por acompañarnos hoy.

 

Como saben, hace poco se cumplieron los dos primeros años de este Gobierno.

 

Han sido 24 meses de trabajo intenso y, si me permiten decirlo, también

de numerosas realizaciones.

 

Y, sin embargo, tal como mencioné en mi reciente encuentro con la prensa, nos queda aún dos años más por delante, dos años, en los que no tenemos intención de descansar.

 

Tenemos el firme propósito de seguir empleándonos con la misma dedicación y entrega, porque ese es el mandato que nos dio el pueblo dominicano.

 

Y eso es precisamente lo que nos trae aquí en el día de hoy.

 

Seguir trabajando para nuestro pueblo.

 

Sabemos que el acceso a una vivienda digna aún es un gran reto para miles de dominicanos y dominicanas.

 

Para muchas familias trabajadoras los pagos de una hipoteca siguen siendo demasiado altos, incluso realizando sacrificios. Estas familias esperan y merecen una respuesta de las autoridades.

 

Merecen que la compra de una vivienda esté al alcance de las grandes mayorías.

 

Y es precisamente para ellas que vamos a construir la Ciudad Juan Bosch.

 

El Gobierno, como me han oído decir otras veces, busca poner a las personas en el centro de las políticas públicas.

 

Y pocas cosas hay tan importantes para la vida de una persona, de una familia, como tener acceso a una vivienda.

 

Nuestra vivienda, nuestro hogar, es el centro de gran parte de la vida familiar.

Es el lugar donde descansamos, donde los niños hacen las tareas, es donde comemos juntos y donde se celebran las fiestas.

 

Y no hay en la República Dominicana un hogar, por humilde que sea, que no cuente algo sobre las personas que lo habitan, con fotografías, con flores, o con recuerdos.

 

Ciertamente, el hogar es el centro de la vida de las personas. Y por tanto, la vivienda debe estar en el centro de las políticas del Gobierno.

 

Hoy empezamos, por tanto, un gran proyecto.

 

Estamos, de hecho, ante el proyecto habitacional más ambicioso que se haya puesto en marcha en nuestra historia reciente.

 

Hablamos, cuando el proyecto esté totalmente terminado, de 100,000 personas que van a tener acceso a una vivienda digna dentro de una comunidad digna.

 

Este es, no les quepa duda, el mayor esfuerzo que se ha hecho en la República Dominicana para impulsar las viviendas populares.

Y lo vamos a hacer realidad.

 

Porque contamos, además, con el respaldo y el entusiasmo del sector privado, que será nuestro socio en esta histórica iniciativa.

 

Pero además, Ciudad Juan Bosch no solo va a crear viviendas para 25,000 familias.

 

Sino que  también va a marcar el inicio de un nuevo modelo de colaboración entre el Gobierno y el sector privado.

 

Gracias a la Ley del fideicomiso, vamos a continuar trabajando juntos.

 

Vamos a abrir un nuevo camino que unirá las energías de nuestros constructores con las garantías y facilidades que solo puede ofrecer el Gobierno, para dar un impulso sin precedentes a la vivienda popular y de calidad en nuestro país.

 

Amigos y amigas,

 

Decíamos que el centro de la vida de una familia está en su vivienda, en su hogar.

 

Esto es cierto.

 

Y si ampliamos eso a un conjunto de familias, a una comunidad, podemos decir que el centro de su vida es el barrio, el pueblo o la ciudad en que habitan.

 

Por eso es importante recordar que una ciudad no es solo un conjunto de casas, calles y carreteras, de la misma forma que un hogar no es solo un montón de ladrillos.

 

Una ciudad es ante todo un espacio humano.

 

Es un espacio público que refleja quiénes somos como personas y como ciudadanos.

 

Y que además nos conforma y protege como tales ciudadanos.

 

Una ciudad insegura, ruidosa, sucia e invadida por los carros difícilmente puede dar lugar al mismo tipo de relaciones humanas que una ciudad segura, limpia, donde se pueda caminar por zonas verdes y encontrarse con sus vecinos en las plazas.

 

Enrique Peñalosa, que fue alcalde de Bogotá y logró transformar una capital que era conocida por su caos en una ciudad de la que hoy se enorgullecen sus habitantes, decía lo siguiente:

 

“Si queremos medir cómo de sano está un río tenemos que ver cuántos peces hay nadando en él.

 

 

Y si queremos ver cómo de sana está una ciudad tenemos que ver cuántos niños hay jugando en la calle”. Y yo creo que tiene mucha razón.

 

Por eso hemos creado este proyecto pensando permanentemente en las personas que vivirán en él y en su felicidad.

 

Vamos a construir una ciudad donde los niños tengan espacio para jugar en las calles y plazas, con sus padres tranquilos sabiendo que están seguros.

 

Porque así sabremos que hemos construido una ciudad con calidad de vida.

 

Les aseguro que la Ciudad Juan Bosch es un proyecto muy bien pensado, tal como ya se ha explicado.

 

Pero lo más importante es que muy pronto dejará de estar sobre el papel para transformarse en realidad.

 

Dejará de ser un sueño, para ser un compromiso cumplido.

 

Los terrenos comienzan a prepararse desde hoy y, antes de que comience 2015, con el apoyo de nuestros socios del sector privado, las primeras viviendas ya estarán en marcha.

 

Nuestro objetivo es que las 10,000 primeras viviendas se entreguen antes de que termine este periodo de gobierno.

 

Hay además, un aspecto sobre el diseño que me gustaría resaltar.

 

Y es que cada uno de los diez vecindarios que constituyen el proyecto está concebido como una unidad en sí misma. Como una comunidad propia, dotada de centros de educación, de salud, con áreas verdes, pistas de deportes y áreas comerciales.

 

Eso quiere decir que será posible llevar una vida completa y tranquila sin apenas necesitar un vehículo.

 

En este proyecto hemos apostado claramente por favorecer la peatonalidad, el transporte público limpio y el desplazamiento en bicicleta.

 

Decía también el señor Peñalosa que una ciudad avanzada no era aquella en la que hasta los pobres van en carro, sino aquella donde hasta los ricos usan el transporte público.

 

Por eso tendremos líneas de transporte de bajo impacto ambiental que unan los vecindarios entre sí, además de un diseño en las calles, las señalizaciones y las aceras, que aseguren que llegar a un sitio andando es tan digno y tan seguro como llegar en una jeepeta.

 

Amigas y amigos,

 

Recuerdo cuando comenzamos a planificar este proyecto.

 

Recuerdo las reuniones, los presupuestos, los primeros diseños…

 

Y recuerdo muy claramente cuando decidimos bautizar a esta ciudad con el nombre de Juan Bosch.

 

Porque llamarla así va mucho más allá de querer hacerle un merecido homenaje al que fue líder y maestro de miles dominicanos y dominicanas, entre los que me encuentro.

 

Lo cierto es que creemos, humildemente, que esta ciudad merece llamarse Juan Bosch, porque representa los ideales de solidaridad, integración, justicia y racionalidad que animaron siempre la obra y la vida del Profesor Bosch.

Nada puede encarnar tanto estas ideas como una ciudad donde familias trabajadoras pueden vivir con dignidad y en convivencia pacífica. Donde puedan trabajar o empezar negocios.

 

Donde puedan educar a sus hijos.

 

Donde puedan desarrollar todo su potencial sin estrecheces, sin carencias.

 

Y donde puedan caminar por calles seguras y limpias al encuentro unos de otros.

 

Construyendo una ciudad así, a la medida de las personas, le decimos a la gran familia dominicana: ustedes son nuestra prioridad.

 

Ustedes son siempre nuestra prioridad.

 

Esto es lo que hicimos en Boca de Cachón, donde toda una comunidad pudo comenzar una nueva vida.

 

Es lo que estamos haciendo en La Barquita y también en el proyecto de revitalización de la Vega, que comenzó en julio.

 

Y es lo que iniciaremos también en otro ambicioso proyecto que estamos preparando en San Juan de la Maguana y que les daremos a conocer muy pronto.

 

Señoras y señores,

 

Ya sea en las conversaciones que tiene la gente, en la prensa nacional, o incluso la internacional, cada vez se habla más de que en la República Dominicana están cambiando muchas cosas.

 

De que estamos haciendo verdaderamente lo que nunca se ha hecho.

 

Con trabajo y con dedicación estamos viendo cuántos de esos viejos problemas que arrastrábamos como país, pueden arreglarse cuando nos decidimos a trabajar juntos

 

Lo estamos viendo en la educación, en la revitalización del campo, en el acceso al crédito, en la creación de empleo… Y ahora también en la vivienda.

 

Ustedes me han visto recorrer todo el país para escuchar a nuestra gente.

 

Lo hemos hecho cada mes, cada semana, cada día.

 

Nos hemos reunido con las gentes en sus provincias, en sus pueblos, en sus campos.

 

Sin embargo, créanme cuando les digo, que lo mejor aún está por llegar.

 

Vamos a seguir avanzando en nuestro programa de transformación, punto a punto. Día a día. Sin descanso.

 

 

Decía el profesor Juan Bosch:

 

“No puede haber salud allí donde no hay la casa sana en sitio sano, la comida necesaria y nutritiva, la ropa indispensable y las escuelas y las universidades donde se desarrolle la inteligencia”.

 

Pueden estar seguros de que este gobierno cree firmemente en esos principios y trabaja por ellos.

 

Queremos dominicanos y dominicanas sanos, educados y fuertes, para transformar y mejorar nuestra amada Patria.

 

Muchas gracias!

 

Manos a la obra!

 

 

 

Santo Domingo, D. N.

2 de Septiembre del 2014

 

 

About hoy

Check Also

Notarios denuncian irregularidades en comicios del colegio de abogados

Spread the love Un grupo de notarios denunció este lunes que la comisión Nacional Electoral …

Comentários no Facebook