Opinión

OPINIÓN: Un pedido absurdo

Resulta patética, ridícula, hasta risible, la demanda de dimisión que les hacen algunos intelectuales al Presidente Lic. Danilo Medina Sánchez. Lo de risible es lógico y natural, porque da ganas de reír, da lástima y pena  porque de los ambiciosos y ávidos intelectuales ninguno posee, ni tiene, ni  preside estructura política-partidaria, a excepción del presidente del Partido Demócrata Institucional (PDI), Ismael Reyes, quien pidió por separado dicha renuncia. Es bueno  que el todo país sepa que este partido lo único que sacó fueron 6,282 votos, para un 0.14%, ni siquiera el 1% en el certamen electoral pasado. Lo que quiere decir que no cuenta, ni representa ni tiene la mayoría del pueblo dominicano.

Por José Luis Rivera Donawan El autor es contador (CPA) y periodista

El actual presidente del país y miembro  del gobernante Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Lic. Danilo Medina  Sánchez, en las recién pasadas elecciones de mayo del 2016, fue uno de los más votados.  La votación del PLD y Aliados anduvo cerca de los tres millones votos, para un 61.76%. Lo que quiere decir que más del 50% que votaron por el candidato del PLD, en verdad  sí representa la mayoría de los dominicanos. Lo que podemos asegurar que cerca de tres millones de dominicanos resolvieron y decidieron elegir al candidato más sobrio, idóneo, abnegado e inteligente.

Resulta y  da pena lo de Ismael Reyes, porque además de empresario tiene y viene de un partido joven, que debió  aliarse y cobijarse a otro partido mayoritario. Y da mucha lástima porque el nombre del Partido Demócrata Institucional (PDI),  procura o quiere decir  que todo lo del sistema democrático es bueno y válido siempre que venga y se haga por la vía demócrata e institucional, y  no por la vía del caos y el desorden como pretenden y quieren estos señores que le están solicitando su abdicación ¡Así de simple, don Ismael…!   

Además, constituye un peligro abismal, así por así, pedirle al jefe de Estado la renuncia quebrantando el orden constitucional e institucional. Ya que esto sólo sería posible mediante una consulta popular o referéndum, y que en dicha consulta, predomine o gane el Sí.  El presidente Medina acudió a una contienda electoral y ganó en buena lid. El pueblo dominicano votó y lo eligió por 4 años y nada más. Pedirle la renuncia constituye un desatino, un pedido absurdo, por así decirlo.

El autor es contador (CPA)  y periodista

Comentários no Facebook

shared on wplocker.com