Opinión

OPINION: La manzana de la discordia en el PRM

La manzana de la discordia es una referencia que, según la mitología griega, la diosa Eris destinó ‘para la más bella’ en la boda de Peleo y Tetis, encendiendo una disputa entre Hera, Atenea y Afrodita que terminaría llevándole a la Guerra de Troya. Esto pasará en el Partido Revolucionario Moderno (PRM) si no toman los correctivos de lugar a tiempo.

Después de la culminación del proceso electoral en el que el PRM, con su candidato presidencial Luis Abinader Corona, obtuvo un 35% de los votos con los aliados, ha comenzado a germinar quizás de forma espontanea y extemporánea la idea de promover un proyecto presidencial presentando al expresidente Hipólito Mejía como candidato de esa organización política en las próximas elecciones del 2020.

La motorización de esa idea,  propia de políticos con astigmatismo y miopía,  cosa que le ha mantenido 12 años consecutivos fuera del poder, primero como PRD y ahora disfrazado de PRM, no le ha permitido ver más allá de la punta de la nariz para ejercer la política acorde al siglo 21. Si no cambian, permanecerán por un largo tiempo sin saborear y disfrutar de las mieles del poder. Para justificarse en sus pretensiones esos sectores dicen estar disgustados con el rol “poco batallador” de Luis Abinader como candidato presidencial de ese partido en los comicios pasados.

Para empezar a tener sus efectos la manzana de la discordia en el Revolucionario Moderno, Hipólito Mejía, según nuestra fuente,  quiere a mi tocayo Salvador Ramos en la cuota del poder que le toca a la oposición en las altas cortes y la Junta Central Electoral. Sin embargo, Luis Abinader pretende que sea Antoliano Peralta mientras que el “pastor” José Marte Piantini dice que si toca algo, es a él a quien deben dársele. Otra fuente palaciega nos informó que al final de la campaña electoral, el doctor religioso amarró muy bien su chiva con un enviado del Presidente, ya que el licenciado no quería ruidos en medio del conteo de los votos, para que no fuera a empañarle el triunfo histórico que había anunciado muchos meses antes de concluir el certamen eleccionario y que Roberto Rosario Márquez lo diera de ganador.

Si faltando cuatro años para las elecciones del 20 se están manejando las cosas de esa manera a lo interno del partido de Luis e Hipólito, se cumplirá lo que pronosticó el ex presidente Leonel Fernández: que el partido de la Liberación Dominicana gobernará hasta el 2044,  y cuidado si más, porque la oposición, en vez de concentrarse en desarrollar estrategias y tácticas políticas que le permitan llegar al gobierno,  lo que está es en rebatiñas internas desde ya, por lo que no son merecedores de que los dominicanos le premien con la Presidencia de la República, que no es cualquier cosa.

sp-am

Comentários no Facebook

shared on wplocker.com