Opinión

OPINION: Hipólito se decide a que le rompan el pescuezo

EL AUTOR es escritor y político. Reside en Nueva York.


1- Hipólito – según sus propias palabras – “se ha tirado a la calle a buscar como un toro la nominación presidencial por el PRM, en lo que para ganársela, habrá que romperle el pescuezo”.

2- Es una lástima que Hipólito en el ocaso de su vida – al parecer mal aconsejado- se haya decidido por esta opción funesta, porque con la misma, indefectiblemente terminará con su pescuezo más que roto; pero que le vaya bonito, pues como dice el refrán, “el que por su gusto muere, que la muerte le sepa a gloria”. Lo penoso de su decisión es, que consigo arrastrará a muchos otros a ese matadero, para un encuentro con el fracaso, y que de paso, puede conducir al PRM a una segunda derrota.

3- Mucho me hubiese gustado, “que el compañero Hipólito”, hubiese terminado su carrera política de otra manera, mejor lleno de gloria, porque ayudó a su Partido a llegar y a mantenerse en el poder, y no con el pescuezo roto y forrado de baldones, porque no fue leal a la institución política, que él dice, es su Partido.

4- Hipólito, – repito, mal orientado, y con mala fe – busca nueva vez llegar a presidente de la República, por lo que se ha lanzado como precandidato, cosa que hace a sabiendas que sus aspiraciones ya no tienen asidero. En esta ocasión, está haciendo otra vez lo mismo que hizo en la campaña presidencial 2012-2016, cuando a sabiendas de que no tenía posibilidades de ganar la convención, mucho menos la presidencia, se lanzó en busca de ambas, tan solo para torpedear la candidatura Luis Abinader, que estaba puntera en las encuestas.

5- En aquella campaña, – como muchos recordarán -, Hipólito, en varias ocasiones, con acciones y declaraciones, favoreció a su amigo Danilo Medina, a tal punto, que incluso, soterradamente, instruyó a sus seguidores para que votaran por Medina. En Nueva York, el coordinador oficial de su facción, atendiendo a sus directrices llamó públicamente a votar por Danilo Medina. Como prueba de ese deleznable hecho, expongo el enlace de un video, donde dicho coordinador aparece cumpliendo esas órdenes, las cuales también fueron dadas a Fello Suberví y a otros que desertaron del PRM para irse, unos al PRD de Miguel Vargas y otros directamente al PLD.

6- Este forcejeo de Hipólito por la nominación presidencial, solo hará profundizar más, la ya existente división dentro el PRM ocasionada por él, y enfrascarnos en un proceso que costará mucho dinero y tiempo, que mejor pudieran emplearse para el crecimiento y consolidación del Partido con una candidatura única, que Hipólito debiera apoyar con toda su alma y corazón, si realmente él quisiera desplazar al PLD del poder; cosa que no hace, por egoísmo, por insensato, por ambicioso, por falta de lealtad y gratitud a un Partido y a un pueblo que le han dado tanta fortuna y glorias inmerecidas, prestándose para ello, al hacer de “Caballo de Troya”, de “Quinta Columna”, haciéndole el juego al PLD, echándole jabón al sancocho, en esta ocasión, para favorecer a la facción danilista de ese funesto Partido.

7- Hipólito, en el lanzamiento de su precandidatura, está proponiendo al país un gobierno de transición, diciéndole: “he tomado esta decisión no como un mesías, ni como una persona indispensable, sino como un ciudadano que se siente en el deber de aportar su experiencia y su honestidad a la búsqueda de bien común”.

8- De esta parte del discurso de Hipólito, debo resaltar lo siguiente: el concepto honestidad es muy amplio, y por lo que veo, al Hipólito tenerse por honesto, está limitando el alcance de ese concepto. Deshonesto, no es solo el que roba descaradamente, u otro que usa una pata de cabra para desarrajar una puerta; la mujer y el hombre infiel a su pareja, también son deshonestos, el que miente no es honesto, los demagogos, los cínicos, los simuladores, los hipócritas, los que no cumplen su palabra, etc., no son honestos. Para ilustrar al lector sobre esta noción, Pregunto a Hipólito lo siguiente:

9- ¿Entonces, fue honesto de su parte cambiar la Constitución de la República para intentar reelegirse haciendo ese desafuero con el dinero del Estado para luego enfrascarse en una campaña reeleccionista con gastos millonarios con dinero también proveniente de las arcas de Estado?

¿Fue un acto de honestidad no enjuiciar a Leonel y a sus corruptos funcionarios?

10- ¿Fueron honestas sus estrechas relaciones con Ernesto Quirino y otorgarle a ese hombre el rango de capitán del Ejército Nacional a sabiendas de que era un narcotraficante?

¿Fue algo honesto de parte suya construir una pista de aterrizaje en la empobrecida Elias Piña, la cual según sus declaraciones a un periodista, era para traer drogas?

11- ¿El manejo criminal para el pueblo, que usted le dio a la quiebra de Baninter, al Plan Renove, y a la tarjeta de crédito de Pepe Goico, fue algo honesto?

¿Su proclamada lealtad, gratitud y simpatía a Danilo Medina es algo honesto?, teniendo en cuenta, que usted es el supuesto líder del Partido, que tiene por meta sacar a ese corrupto presidente del poder.

12- ¿Es honesto servir a dos señores, decir mentiras tras mentiras, y decir una cosa hoy y otra mañana tal como usted hace montones de veces?

¿Es honesto sostener, que a sus amigos corruptos no los lleva a la justicia por una cuestión de lealtad? Pero también, ¿es honesto tener de amigos a todos los ladrones que han saqueado a nuestro amado país y que siguen en eso?

13- Señor Hipólito, ¿fue honesto de parte suya arrojar sobre los hombros del pueblo, las consecuencias del la quiebra de Baninter para que sus amigos ricos no la sufrieran?

¿Pero también, fue algo honesto de parte suya burlarse de todo un pueblo que pasaba por la crisis de servicios y carestías que por consecuencia de su mal manejo de la quiebra del banco aludido había convertido en lugares de terror a los supermercados, las farmacias, los colmados, etc.?

14- ¿Fue honesto de parte suya enajenar “La Cuevas de las Maravillas” con sus 16 mil tareas a una fundación de millonarios? ¿Pero también, fue honesto enajenar miles de tareas a la Dole Dominicana por 99 años en arrendamientos por centavos la tarea?

15- ¿Fue honesto de su parte, dejar que se depositase en Samaná y Monte Cristy, miles de toneladas de desechos tóxicos rock cash? ¿Pero también, fue por honestidad, que usted mientras fue ministro de agricultura apoyó que una empresa norteamericana quisiera depositar miles de toneladas de desechos radiactivos en la Sabana de Sansón?

16- ¿En verdad, su presente aspiración presidencial, en complicidad con el enemigo para debilitar, dividir y reducir al PRM, es algo honesto?

Señor Mejía, en cuanto a la experiencia de Estado que usted se enorgullece en airear, permítame decirle lo siguiente: donde no hay probidad, el talento y la experiencia, (si los hay), son un azote.

Conclusión

A- Ante el incierto y trágico panorama político que hoy campea en nuestra patria, es totalmente correcto de parte de Luis Abinader, sostener que la precandidatura de Hipólito fortalece el Partido y la democracia dominicana, y lo es, porque Hipólito será derrotado democráticamente 90 a 10; y entonces, a seguidas, el PRM sabrá sobreponerse para recuperarse de todo el daño que el expresidente Mejía le habrá hecho a este Partido y al país con sus necias aspiraciones presidenciales.

B- Por lo precedente se da por sentado, que con la derrota de Mejía, el PRM y la democracia quedaran fortalecidos, porque se habrá derrotado, la falsedad, la mentira, la dobles, el atraso, el desfase, la fullería, el engaño, la confabulación, para que en lo adelante, el PRM pueda ganar las elecciones del año 2020, y que ya en el poder – porque hayamos derrotado a cualquiera de las facciones del peledeismo y a sus aliados dentro de nuestro Partido -, podamos implementar un Proyecto de Nación mediante una patriótica transición política, que dará la solución definitiva a la gravísima problemática, económica, social y política que sufre nuestra patria, por culpa de sus malos hijos, tanto los del gobierno, como por los muchos que dizque están en la oposición.

C- Para finalizar, a manera de colofón preguntamos al señor Hipólito: ¿Es honesto y de lugar que todo un pueblo vuelva a premiar nueva vez con la presidencia de la República a un expresidente que fue todo un verdugo para su pueblo y que desde hace mucho tiempo trabaja para el enemigo?

D-!”Compañero Hipólito Mejía!”, no se vista, que no va. Para usted ya la pava no pone donde ponía. Todavía usted está a tiempo para detener esa maldad y ridícula pretensión presidencial, así podrá librarse el escarnio público, y evitar, que las masas indignadas, le rompan el pescuezo.

Posdata

A- A los seguidores de Hipólito Mejía. Compañeros: no sigamos hombres, sino, principios. Ante este recio postulado, seguir a Hipólito puede ser algo descabellado y hasta inmoral, puesto que está demostrado -, que Hipólito no es un hombre de principios revolucionarios, sino, alguien a quien solo le interesa per se, el dinero y el poder. Ante este hecho cierto y evidente, se impone recapacitar, para que ningún dominicano se preste para vagabunderías, ni se deje coger de tonto, por un lobo rapaz vestido de oveja. Lo que está en juego no es el futuro de un hombre, sino el de todos los dominicanos. No seamos parte del equipo que por comisión u omisión se está empleando en hacer un gran boquete en el fondo del barco PRM, lo que indefectiblemente, de llevarse a cabo, nos llevaría a todos a hundirnos sin haber llegado siquiera a las proximidades de alta mar.

¡Dominicanos y dominicanas, la patria ante todo, y sobre todo!

B- Muchos hipolitistas en su afán por criticarme, por descalificarme, por defender a su líder, en su obtuosidad, dirán que yo con este tema canso, por lo reiterativo en lo mismo. A ellos les digo: solo estoy usando el método repetitivo de llegar a las masas que por razones psicológicas practican las empresas comerciales, cuando por los medios de comunicación, anuncian sus mercancías todos los días y noches del año, repitiéndolos hasta más de diez veces en una hora de televisión. Además, si Hipólito no da tregua en sus infantiles empeños presidenciales, yo no tengo porque cejar en los míos, que persiguen defender al PRM de su “troyismo” y de otros daños que hacen a este Partido sus ilusorias pretensiones de volver a ocupar la Primera Magistratura del Estado. Al enemigo, no se le da tregua. ¿Entendido?

Al señor Mejía y a mis lectores, les dejo la palabra.

Comentários no Facebook

shared on wplocker.com