Tecnologia

No lo Sabias: Facebook y Whatsapp Producen Nuevas Enfermedades

El uso inadecuado de las nuevas tecnología ha favorecido la aparición de nuevas patologías como, por ejemplo, la apnea del WhatsApp (ansiedad por consultar mensajes de manera compulsiva), depresión de Facebook (necesidad de visualizar perfiles de otros usuarios como forma de reducir la tristeza al recordar momentos felices del pasado), o el síndrome de Google (el cerebro no logra recordar y olvida datos como consecuencia del uso frecuente de buscadores de Internet).

La generalización en el uso de las redes sociales y de mensajería instantánea provoca una sensación de conectividad, que ampara nuestra soledad a través de un “like” un “tweet” o un “emoji”. Las nuevas tecnologías propician nuevas conexiones cerebrales y favorecen nuevos métodos de aprendizaje.

Pero toda esta carga de positivismo no oculta que también pueden aumentar el riesgo de padecer patologías físicas, como enfermedades inflamatorias y auditivas, jaquecas y mareos o trastornos psicológicos.

Las denominadas tecnopatías son apenas un adelanto de enfermedades profesionales que acabarán consolidándose aunque hoy se mantengan a medio camino entre la dolencia reconocida y las manías personales.

Algunas de las tecnopatías mas comunes:

Apnea del WhatsApp

El uso del WhatsApp retrasa el inicio del sueño y, además, hace que éste sea de peor calidad, menos profundo y reparador.

Asimismo, la luz emitida por las pantallas de estos dispositivos (en especial la de color azul) reduce “drásticamente” la secreción de melatoninauna hormona que se libera al acostarse y apagar la luz, y que impide que se lleve a cabo su función habitual como facilitadora del sueño y como sincronizador del reloj biológico. Actualmente Apple ha tenido en cuenta este factor y ha incorporado la luz cálida ajustable en los intervalos de tiempo previos al sueño en sus iPhones e iPads.

Estos problemas suelen afectar principalmente a personas de entre 18 y 32 años. Investigadores de la Universidad de Pittsburg (EEUU) observaron que los jóvenes que pasan más tiempo en las redes sociales tienen el doble de probabilidades de sufrir un trastorno del sueño que los que no utilizan tanto estas herramientas.

Depresión de Facebook

Los perfiles de Facebook pueden hacer que los jóvenes se sientan peor si éstos creen que no están a la altura de sus contactos debido a los mensajes actualizados y fotos de personas felices que, en apariencia, muestran una felicidad indiscutible y real. Además, esta red social promueve la competitividad social por quién profesa una vida más idealizada y conforme a lo que está valorado como prestigio social.

Síndrome de Google: 

El cerebro no logra recordar y olvida un dato como consecuencia de la posibilidad de acceder fácilmente y en cualquier momento a esa información.

Hipersensibilidad electromagnética: 

Es un trastorno de base neurológica que sufren determinadas personas que reaccionan ante las radiaciones electromagnéticas no ionizantes como las que emiten los teléfonos móviles o las antenas de telefonía.

Síndrome de la llamada imaginaria: 

Se desencadena cuando nuestro cerebro nos hace imaginar que escuchamos el tono de una llamada.

Nomofobia: 

Se denomina así a la ansiedad y el miedo irracional ante la posibilidad de perder el móvil o salir de casa sin él.

Estos son algunos ejemplos de las consecuencias que acarrea la saturación tecnológica a la que estamos expuestos.

Los internautas promedios pasan unas 6 horas diarias enganchados a la red y, de ellas, 3 horas y 47 minutos lo hacen desde un ordenador y 1 hora y 55 minutos desde un dispositivo móvil. Los principales picos de uso se registran en el marco de la jornada laboral (entre 9:00 y 19:00 horas), este es un dato que firma el peso que han adquirido las redes en la actividad cotidiana.

Comentários no Facebook

shared on wplocker.com