Nacionalidad de hijos de haitianos nacidos en RD es asunto interno de dominicanos, asegura exconsul de Haiti

 SANTO DOMINGO.- El caso de los hijos de haitianos en el país, adquiere carácter de “asunto interno dominicano” cuando estos no solicitan la nacionalidad haitiana, señaló el ex cónsul general de Haití en el país, Edwin Paraison.

El ahora ministro de la diáspora haitiana indicó que cerca de 4 millones de haitianos y de sus descendientes viven fuera de su país, pero al nacer en países que se lo permiten, están libres de obtener otra nacionalidad, pero pierden la de su país de origen a la cual tienen derecho por el jus sanguini.

El alto funcionario fue invitado por la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) a dictar la conferencia magistral del acto de apertura del seminario “Perspectivas de las relaciones binacionales entre la República Dominicana y Haití” bajo la coordinación de la facultad de ciencias jurídicas y políticas de la casa de altos estudios.

Paraison destacó los aportes de la comunidad haitiana a la República Dominicana y señaló que  “algunos sectores locales han sustentado, con respecto al derecho a la nacionalidad para los hijos de haitianos en la República Dominicana, una inaplicabilidad del “jus soli” de la Constitución dominicana debido al “jus sanguini”, previsto en la constitución haitiana.

No obstante, señaló que grupos de derechos humanos locales y extranjeros, líderes cristianos, organizaciones de vanguardia de la sociedad civil, figuras políticas, directores de opinión, dirigentes de partidos, se cuenten entre quienes apoyan el otorgamiento de la nacionalidad dominicana a los hijos de haitianos.

La constitución haitiana de 1987 en su artículo 11, sobre la nacionalidad, estipula lo siguiente: “Posee la nacionalidad haitiana de ORIGEN, todo individuo nacido de un padre o una madre haitiana quienes nacieron haitianos y no hayan renunciado nunca a su nacionalidad al momento del nacimiento”.

Empero, el Ministro Indicó que  desde el punto de vista del derecho internacional, el “jus sanguini haitiano”  no puede ser impuesto a un individuo que se encuentra en un territorio extranjero, donde también, según la legislación local, tiene derecho a la nacionalidad.

“Al nacer en el extranjero, los padres están  libres de decidir para sus hijos, si serán haitianos o nacionales del país de acogida”.

En ambos casos, explicó, hay procedimientos legales y administrativos que cumplir. También en ambos casos, subrayo, el interesado puede usar todos los recursos jurídicos para defender su derecho.

“Si opta por  otra nacionalidad, siempre tendrá derecho a la de origen de sus padres, pero hasta el momento, no las dos al mismo tiempo” porque en Haití no existe la doble nacionalidad. “Lo cual tiene que cambiar con una reforma constitucional durante la 49 legislatura”, manifestó.

Paraison expresó su preocupación por la situación de decenas de miles de personas de origen haitiano que han nacido en el territorio dominicano, que se sienten culturalmente dominicanos, estas personas –subrayó- “no han mostrado interés en optar por la nacionalidad haitiana, por el contrario, en defender su derecho de ser dominicanos”.

Según el alto funcionario “es un problema interno dominicano” cuya indefinición trae de todos modos algunas complicaciones en la gestión de las relaciones bilaterales entre los dos países que comparten la isla de Santo Domingo.

About hoy

Comentários no Facebook