Deportes

Mujeres denuncian clases de zumba por tener años yendo y no logran bajar la panza

El cuidar de nuestro cuerpo es una cuestión cuya importancia va mucho más allá de la apariencia física y la vanidad; se trata de nuestra salud y calidad de vida. Sin embargo nadie dijo que esto sea una tarea fácil, es necesario esfuerzo, constancia y dedicación; y al parecer no todos somos capaces de lograrlo sin dificultades. Es por ello que historias como la siguiente resultan tan divertidas.

Todo sucedió en la ciudad de Campo Verde  donde un grupo de mujeres, que de lunes a viernes asisten de 5 a 6 pm a clases de zumba, decidió presentar una denuncia ante las autoridades debido a que llevan años y años yendo a clase y jamas logran bajar de peso. Hay algunas, que incluso relatan haber subido aún más.

Así lo cuenta una de ellas, Doña Vero:

Maria Jose Delgado helps lead a Zumba exercise class in a low-income neighborhood of Denver May 15, 2012. With a majority of Colorado adults and nearly 25 percent of the state's kids obese or overweight, free workout classes organized by non-profit LiveWell Colorado are providing more access to physical activity in the fight against obesity. Photo taken May 15, 2012.   REUTERS/Rick Wilking (UNITED STATES - Tags: HEALTH SOCIETY)

 

“Mire usted joven, no es que quiera yo ser una chismosa o alborotadora, es sólo que no me parece justo que, luego de venir durante tanto tiempo motivada a las clases, nomás nada. Uno aquí sigue con las lonjas colgando y la celulitis por todos lados. Esto es una estafa y el mundo debe saberlo… así yo considero, ¿verdad?”

A todo esto, la maestra Yenifer Martínez ha contestado:

“Pues mire joven, la verdad es que si vienen más o menos seguido, pero no todos los días. Aparte, apenas luego de cinco minutos bailando ya están todas bofeadas y cansadas. No creo que sea para tanto alboroto. Además, déjeme nomás le cuento bien porque luego andan diciendo de cosas; apenas salen de clase y, pues como el ejercicio da hambre, ¿verdad?, pues se van a comer pozole, tacos, enchiladas o fritangas – eso sí, con su coca ligth – y no me hacen caso. Y ya sabe que dicen, si no puedes con el enemigo, únetele, así que al final termino también yo yéndome a tragar con ellas”, sentenció.

Esperemos que este grave problema no siga causando daño a tantas mujeres y puedan bajar por fin esos kilitos de más.

No hay magia tras las rutinas de zumba ni de gimnasio ni de ningún deporte que realizamos, todo depende de la constancia y la disciplina, además de una buena alimentación. Querer es poder y si en verdad se desean perder los kilitos de más, se recomienda iniciar por llevar una dieta balanceada, tal vez asesorarse con un nutriólogo y no dejar de lado la actividad física. ¡Es esfuerzo, no magia! Recuérdalo.

Comentários no Facebook

shared on wplocker.com