Espectáculos

Madre de los hijos de Vladimir Putin se casa con hombre 21 años menor

Vladimir Putin no suele hablar de su vida privada, pero desde que se separó de su esposa en 2013 varias veces le han preguntado si tiene dueña su corazón. Una vez contestó: “Primero tengo que casar a mi ex esposa, después ya veremos”. Podría haber llegado el momento, porque su ex mujer, Lyudmila, de 58 años, ha encontrado a su nueva media naranja: un atractivo profesional de la comunicación y las relaciones públicas que además tiene 21 años menos que ella.

Lyudmila, que nació en Kaliningrado en 1958, conoció a Putin cuando trabajaba como azafata para una aerolínea soviética. Ahora la historia es muy distinta. El nuevo amor de Lyudmila se llama Artur Ocheretni, tiene sólo 38 años y una dentadura envidiable. Es director del Centro de Desarrollo de Comunicaciones Interpersonales. Ha organizado actos para el partido del gobierno, Rusia Unida, y el poderoso consorcio gasístico Gazprom. No hay confirmación de la boda, pues las actas matrimoniales no son públicas en Rusia. Un canal de televisión ha difundido el acontecimiento en parte de Rusia. Después la noticia ha sido retirada.

Este ruso con pinta de ‘playboy’ parece una buena compañía para una mujer que estuvo desde 1983 casada con un hombre como Putin, amante del deporte pero entregado a su tarea presidencial desde hace una década y media. Ocheretni participa en competiciones de atletismo y le gusta ‘castigarse’ un poco estirando sobre una esterilla. La bicicleta, salir a cenar y la ropa moderna parecen ser otras de sus aficiones. Un soplo de aire fresco para una conservadora mujer rusa como Lyudmila, espiritual, tenaz defensora de la ortografía y buena conocedora de la literatura. También de la española, un idioma que no le es desconocido y en el que se ha atrevido a pronunciar varias frases durante actos oficiales en España.

‘¿De nuevo casada?’, era el título del reportaje del canal NTV. Sólo lo pudieron ver los telespectadores en el Lejano Oriente ruso. Posteriormente fue colgado en YouTube y se hizo viral. El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, fue preguntado sobre el tema. Pero se ajustó al guión habitual: respondió que no puede informar de la vida privada de la ex primera dama.

Un apartamento, el origen

Sobre el ámbito personal del presidente ruso y su entorno reina un férreo silencio. ¿Cómo se enteraron los periodistas de que Lyudmila está con otro hombre? La pista fue un apartamento de 140 metros cuadrados que compraron los Putin a mediados de los noventa. Está ubicado muy cerca del centro de San Petersburgo, en la isla Vasilievski. Es una zona tranquila y bien comunicada, salvo por la noche, porque se levantan los puentes que unen el centro de la ciudad con los barrios. Cuando en 1998 Putin pasó al primer plano de la política el piso quedó en manos de Ekaterina Skrebnieva, la madre de Lyudmila. El año pasado lo heredó Olga, hermana de la ex primera dama, y en septiembre se produjo una transacción curiosa. La propiedad pasaba a depender de una mujer llamada Liudmila Alexandrovna Ocheretnaya. Su nombre y su patronímico (que se forma con el nombre del padre) es igual que el de la ex mujer de Putin. Pero el apellido es distinto. ¿De quién lo habría obtenido?

Como también coinciden la fecha y el lugar de su nacimiento, los investigadores tiraron del hilo y acudieron al registro civil, donde comprobaron que la inscripción con el apellido Ocheretnaya data de febrero de 2015, es decir, que sí se trata de Liudmila Putina. Así que llevan casados más o menos desde principios del año pasado. Si lo que dicen sobre la nueva vida sentimental de Putin es verdad, Liudmila no es la única que ha optado por una pareja más joven. Desde las redes sociales se ha propagado la historia de la relación del presidente ruso con la antigua campeona olímpica de gimnasia rítmica Alina Kabayeva. Una treinteañera deportista para un presidente sesentón pero todavía en buena forma: unos ingredientes que les han encantado a los rusos, suelen valorar el vigor del hombre maduro y la belleza natural de ellas.

Hace poco más de un año le preguntaron a Putin si seguía siendo el “primer soltero de Rusia”. El jefe del Kremlin confesó que amaba a alguien y que era correspondido. Pero no dio más pistas. Según una encuesta de hace tres años, el 20% de las féminas del país se casarían con Vladimir Putin. No en vano en 2008 fue elegido el político más sexy del país. Según confesó hace años Lyudmila Putina en una biografía, no supo que su marido trabajaba para el KGB hasta después de haberse casado. Ambos llevan vidas separadas desde hace mucho tiempo, pero les unen dos hijas en común. En junio de 2013 anunciaron su separación de manera repentina a la salida del ballet, donde habían asistido a la representación de ‘Esmeralda’. Ahora el matrimonio de Lyudmila puede dar luz verde a la aparición de otra ‘señora Putina’.

Comentários no Facebook

shared on wplocker.com