Home / La República / “Los dueños del País” Haitianos talan caoba y cedro de R. Dominicana en la carretera Internacional de la frontera

“Los dueños del País” Haitianos talan caoba y cedro de R. Dominicana en la carretera Internacional de la frontera

Spread the love

Todos sabemos que los haitianos nos están haciendo una invasión pasiva de están metiendo en el país y hacen lo que quieren. Son las 04:00 de la tarde de un lunes 27 de marzo en Restauración, provincia Dajabón, zona fronteriza con Haití. Recorremos la carretera binacional.

A las márgenes del río Libón, específicamente del lado haitiano, hay asentadas innumerables familias que viven en casas construidas de block, madera o de latón y cuya actividad productiva está vinculada al comercio, la agricultura, la producción forestal y la extracción de minerales no metálicos.

La vista se pierde sobre los vastos territorios haitianos desolados, con escasa vegetación, envueltos en una inexplicable humareda producida por la tala y la instalación de hornos de carbón. Al pasar el puente de la carretera binacional asentado sobre el río Libón, una decena de niños intentan detener el vehículo. Extienden sus manos y nos piden “10 pesos”. Muchos de ellos, a pesar de su corta edad, se dedican a la extracción ilegal de arena en el río.

Actividad que constituye una importante amenaza para el afluente y muy especialmente para el puente, ya que producto de la indiscriminada extracción que se realiza con cubos, socavan las bases del puente, lo que en poco tiempo podría ocasionar que la infraestructura ceda, se caiga el puente y se obstaculice el tránsito por la carretera internacional.

 

A pocos kilómetros del puente, vía al Paraje Algodones, del lado dominicano se aprecian zonas donde predominan árboles de pino de diversos tamaños, cedros, acacias y caobas. Algunos de ellos muestran las llamadas marcas de “sentencia”, que son pequeñas incisiones que se realizan en el tronco del árbol, y sirven de indicativo a los depredadores para que sepan que el árbol ya está listo para su tala. Desde que lo “sentencian”, no pasan más de 30 días, hasta que finalmente el árbol desaparece.

La “sentencia” y la “cortina”: La sentencia permite que todo aquel que pase por esa zona le dé un machetazo al tronco y al cabo de pocos días, lo tumban y lo arrastran hasta el lado haitiano donde, en aserraderos improvisados, procesan su madera y posteriormente lo comercializan. Son miles los árboles que han desaparecido con esta práctica y hay cientos de miles amenazados.

About hoy

Check Also

Dirigente PLD ve daños incalculables para RD si Haití represa río Masacre

Spread the love SANTO DOMINGO.- El titular de la Secretaría de Obras Públicas del Partido …

Comentários no Facebook