Cultura

“Los dominicanos se engañan fácil” Ana Belique, George Soros, Los Clinton y Ongs se burlan y siguen metiendo haitianos ilegales a RD VIDEO

Santo Domingo.- De acuerdo a informaciones el expresidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, el Multimillonario George Soros y el presidente de la República Dominicana, Danilo Medina Sánchez, están detrás de la fusión dominico-haitiana, debido a que dicha nación requiere de ayuda para su total desarrollo, pero también por la explotación de los subsuelos que contienen las mayores reservas de oro de toda esa región.

Es sabido que existe la presencia en el subsuelo haitiano de una de las mayores reservas de oro, cuya explotación fue concedida a Tony Rodham, hermano de la ex candidata presidencial por el Partido Demócrata en los Estados Unidos Hillary Clinton y cuñado de Bill Clinton. La familia Clinton desde décadas atrás ha mantenido estrechas relaciones con el pueblo haitiano, tanto así que el ex mandatario tiene una residencia fija en ese lugar.

Se recuerda que el magnate George Soros habría tratado el tema de la fusión entre la República Dominicana y Haití, con el jefe de Estado dominicano, el cual dijo estar dispuesto a financiar el plan de Regularización de dichos extranjeros en el país, decisión que fue recibida y aceptada con beneplácito por Medina.

En otro orden, fue durante en la gestión del presidente Bill Clinton que los Estados Unidos a través de la Organización de las Naciones Unidas –ONU-, invadieron militarmente Haití para supuestamente restituir el orden democrático alterado con el derrocamiento del ex Presidente Jean Bertrand Arístides.

Desde entonces Haití estuvo ocupada por la Minutah brazo armado de la ONU que garantizaban niveles mínimos de seguridad pública y estabilidad política. Pero ya dichas fuerzas recién acaban de abandonar el territorio haitiano.

Situación que está provocando el incremento aun mayor de la migración masiva de haitianos hacia el vecino país de República Dominicana, el cual cuenta con mayores índices de desarrollo político y democrático y con estabilidad económica, pero que también cuenta entre sus habitantes con franja importante de pobreza que según los informes oficiales se sitúa en un 40%.

Esta situación de desvertebramiento de la República Dominicana y de salida masiva de haitianos tanto a la vecina nación como a Chile, Perú, Brasil, Colombia, le preocupa poco a quienes están utilizando su poder político y económico para apropiarse de las riquezas minerales de Haití.

Actualmente en la República Dominicana hay varias ONG que están artillando a los núcleos Haitianos para que a través de la inestabilización social puedan presionar al Estado dominicano para el otorgamiento al vapor de miles de residencias y ciudadanías a ciudadanos haitianos que no fueron documentados al nacer por el Estado haitiano precisamente para que esa responsabilidad recayera en el Estado receptor de esa programada migración masiva.

A pesar del trato humanitario que en la República Dominicana reciben miles y miles de Haitianos que en su gran mayoría residen en casuchas construidas con cartón y zinc y laboran en puestos informales de fruterías, peletería, coquería, pedigüeñería, estos están exigiendo beneficios sociales que ni siquiera reciben más de 4 millones de dominicanos que según los propios datos oficiales del Estado están excluidos del actual sistema democrático imperante.

Es un caos migratorio que tiende a generar serios conflictos sociales en una nación con elevadísimos niveles de desempleo y desigualdad social.

Pero nada de esto le preocupa a quienes tienen puestas sus miradas en el lucroso negocio de la explotación minera para la extracción de oro. Según cifras estimadas el valor del oro Haitiano ronda los 3 mil billones de dólares, cifra astronómica con la cual se pudiera reconstruir Haití garantizándole a sus habitantes servicios públicos hospitalarios y educativos que reduciría a niveles mínimos la salida de Haitianos.

También ver Director de Diario Libre arremete contra vil provocación Haitiana frente a los Padre de la Patria más del 90% del oro extraído saldrá de Haití sin ni siquiera su Estado darse cuenta tal como ha pasado en su vecina nación República Dominicana en la que la Barrick Gold inicialmente se adueñaba del 95% de del oro extraído en Pueblo Viejo quedándose en suelo nacional apenas el 5% del oro.

En Haití la situación es peor porque allí no existe un sistema democrático con niveles mínimos de institucionalidad y no cuentan con una vigorosa opinión pública y sociedad civil capaz de presionar al Estado para la supervisión de la vil explotación de sus riquezas naturales.

Comentários no Facebook

shared on wplocker.com