La abuela más feliz

Aunque se siente bendecida por poder ver a su descendencia multiplicarse, no le gusta el título de abuela porque le «aterra la vejez» y prefiere le llamen «Minnie».

Santo Domingo

Milly Quezada es, además de artista, madre y ser humano. Por eso gracias a dos de sus hijos puede disfrutar de la bendición que es ser abuela, perdón, ‘Minnie’, porque ella no permite que usen ese título en español porque le aterra la vejez.

“Es curioso que me siento cómoda con el arte que desarrollo, así como con el tiempo que Dios me ha dado en el gusto popular, pero no me acostumbro al título de abuela, por la connotación del mismo y quizás porque también me aterra la vejez”, confesó a LISTíN DIARIO.

Sus nietas Mia Miliana, (de 7 años) y Mariah Magaly  (de 4 años), son para ella su mayor deleite: “no me permiten comportarme como abuela sino como Minnie, que es como ellas me llaman”.

Mía, que es la mayor, se desvive por demostrarle a Milly Quezada que ella puede cantar y que ya está lista para salir con ella a las giras y con su padre, Miguel, el mayor de los hijos de la intérprete de “Solo contigo”,

“La reina del merengue” trata de hacer y compartir cosas que no pudo ella en su infancia, y por eso confiesa que les vive comprando “chucherías, y los jugueticos que a ellas les gusta”. Ella usa una metodología que le ha resultado y es que al comprarlos los esconde por toda la casa y cuando ellas llegan corren a ver dónde encuentran algunos de los juguetes.

Anécdota
Una vez los encuentran corren a sus brazos para decirle “Minnie, you¥re the best”. “Ellas me saben comprar y yo me dejo”, dice con una gran sonrisa en la cara la artista que una vez llega a su casa es Milagros Quezada Borbón y se quita el traje de artista.

Hay una frase que dicen muchas abuelas, y es que “los nietos se quieren dos veces”, sobre esta afirmación la merenguera está totalmente de acuerdo y asegura que en su casa es mucho más especial, porque “no tuve hembras, por lo que ahora mi deleite es mucho mayor”.

Aunque aún son muy pequeñas, Milly sería feliz si alguna de ellas sigue sus pasos y el de su padre, ella está clara en que     “las apoyaría siempre y cuando entiendan que la preparación académica es fundamental”.

Nos cuenta que la mayor,  Mía, canta bellísimo, vibra la voz y su rango vocal es muy bueno, pero  “es un tanto tímida, por lo que aún no sé si de veras quiere perseguir ese talento”; mientras que Mariah, la más pequeña, es más diva y, según Milly, aún ella no se define por el arte musical.

“Yo pienso que ella tiene más talento dramático que musical, pero ambas son tan talentosas como bellas”.

La artista aprovecha cualquier momento que tenga libre, sin compromisos en la agenda, para sentarse a soñar con estos dos angelitos que la han convertido en la ‘minnie’ más feliz.

About hoy

Comentários no Facebook