“Haití, no se levantará del estado de postración en que se encuentra, y en cambio, el desbordamiento de haitianos hacia el territorio nacional va a destruir los cimientos endebles del desarrollo nacional que aún es débil. La fusión de las dos partes de la isla es un proyecto de algunas potencias extranjeras en alianza con poderosos sectores locales y lo hacen por diferentes vías.  La primera es crear en el país una quinta columna que siembre confusión y divida a los dominicanos. Se trata de un plan macabro impulsado por sectores bajo un pretendido credo liberal globalizante que en definitiva va en contra de nuestra nación”, externó el aspirante presidencial, Ismael Reyes.

Ampliando sus argumentaciones, el presidente del PDI expuso que las ONGs prohaitianas que trabajan en nuestro territorio, tienen una sola misión y es la de servir como punta de lanza en el proyecto de fusión y buscan promover como visión la falsedad de que los dominicanos somos racistas, con el propósito de extorsionar moralmente al país y ulteriormente sancionar al país en base a este supuesto retorcido y descabellado.

“Pero resulta que la RD es la nación que quizás tenga la mayor mezcla de raza en el mundo, en virtud de que un 70% de los dominicanos somos mulatos”, acotó el dirigente político.

Para no dejar dudas sobre su aseveración, Ismael Reyes afirmó en su lectura que contrario a este propósito antinacional, la República Dominicana ha demostrado ser una nación abierta y un ejemplo de integración de todas las razas y credos.

Rebatió el criterio de que los dominicanos somos excluyentes y que practiquemos frente a los haitianos un régimen de apartheid, porque ningún país ha sido más solidario frente al drama de nuestros vecinos que ocupan la otra mitad de la isla que los dominicanos.

Argumentó que basta recordar el comportamiento de nuestros compatriotas en las horas difíciles que transcurrieron tras el terremoto que asoló Haití en  el año 2010, cuando fuimos los primeros en estar para ayudar y socorrer a los haitianos.

Dijo que la idea de que los dominicanos no tenemos derecho a establecer soberanamente los criterios de nuestra nacionalidad es errónea, ya que en nuestro territorio solo funciona y rige un ius solis limitado a que la presencia de extranjeros en el suelo patrio esté regularizada.

Estableció que el Estado dominicano, encabezado por el gobierno vende patria de Danilo Medina no tiene la fuerza ni la voluntad de instrumentalizar una política migratoria que salvaguarde el interés nacional, haciendo que se cumpla la Constitución y las leyes nacionales.

Manifestó que el régimen de Danilo luce capturado por países extranjeros que promueven la solución haitiana de fusionar los dos países. “Les vamos a demostrar  a esos poderosos intereses extranacionales que están completamente equivocados”.

Ismael Reyes terminó su intervención apelando al patriotismo simbolizado en el escudo nacional y su lema “Dios, patria y libertad” y haciendo vivas a la República Dominicana.