La República

Haitianos entran al país y secuestran a 2 choferes, dominicanos toman armas

Dajabón.- Al caer la tarde de ayer un grupo de haitianos armados penetró a territorio dominicano por el río Masacre y secuestró a dos conductores de una pala mecánica y un volteo, a quienes llevaron hacia Haití, en represalia porque ganaderos dominicanos raptaron varias reses en ese país. De inmediato no fue posible obtener los nombres de los dos conductores de los vehículos pesados, que sacaban arena en el Masacre, en el sector Los Cocos de Sanché, para una empresa constructora de Dajabón.

Ese secuestro genera mayor tensión en la línea fronteriza y puso en alerta a las tropas del Cuerpo Especializado de Seguridad Fronteriza (Cesfront).

Así comenzó todo En una acción audaz 50 ganaderos de la provincia de Dajabón armados con escopetas penetraron a territorio haitiano y raptaron 16 vacas y dos caballos, que mantienen bajo su control hasta que desde el territorio del vecino país, les devuelvan decenas de reses robadas en los últimos días.

La medida se produjo ayer viernes al medio día, cuando los criadores encabezados por el presidente de la Asociación de Ganaderos de Dajabón, Pedro José Suero Rodríguez, indignados por el último robo cometido la noche del jueves, se armaron con escopetas y penetraron al territorio vecino y raptaron las reses y los caballos.

Las 16 vacas y los dos caballos están en Sanché de Dajabón, y los ganaderos dijeron que no les interesa quedarse con ellas, pero advierten que no las devolverán hasta tanto desde Haití no les entreguen las 22 vacas robadas.

Suero Rodríguez expresó que ya los ganaderos de Dabajón, en especial de Cañongo y Sanché, no soportan los robos indiscriminados de sus animales y por tanto dicidieron ir a Haití armados a buscar vacas para presionar una solución del problema.

El robo de las 22 vacas del jueves pasado se produjo en un corral a pocos metros de un cuartel y la pasaron hacia el vecino país, ya que el rastro fue seguido, por donde estaba puesta una patrulla militar, que pocos minutos antes abandonó el puesto de vigilancia, para ir a tomar agua al cuartel policial de Sanché.

En esta zona hay sospecha de combinaciones entre dominicanos y haitianos para el robo del ganado, ya que van directos a los corrales y fincas y también surgen dudas sobre la vigilancia militar, incluyendo el Cesfront. Ante la gravedad de la situación de robos permanentes de reses, unas diez comunidades dajaboneras establecieron un mecanismo común para procurarse su autodefensa, pero no ha impedido que sigan los robos de ganado.

Comentários no Facebook

shared on wplocker.com