Estadounidense de origen dominicano condenado a 16 años por terrorismo

José Pimentel, un estadounidense de origen dominicano convertido al islám, fue condenado ayer a 16 años de cárcel por preparar la comisión de atentados terroristas en Nueva York.

 

Pimentel, de 29 años, se había declarado culpable el pasado 19 de febrero de un cargo del delito de terrorismo por fabricar artefactos explosivos para atentar contra civiles y militares en esta ciudad.

 

«Como confirma la aceptación de culpabilidad de Pimentel, la amenaza terrorista procede en mayor medida de actores locales radicalizados que viven en nuestras comunidades», señaló en un comunicado el fiscal de distrito de Manhattan, Cyrus Vance,

 

Pimentel, conocido también como Muhammad Yousuf, fue detenido el 19 noviembre de 2011 después de varios meses siendo investigado por la Oficina Federal de Investigaciones (FBI, policía federal con responsabilidades antiterroristas).

 

Sin embargo, las autoridades no lo vincularon a un grupo terrorista, sino que lo catalogaron como un «lobo solitario» que había aprendido a fabricar bombas gracias a la revista que Al Qaeda mantiene en internet, Inspire Magazine.

 

Las autoridades también informaron tras la detención de que Pimentel había señalado a sus conocidos que tenía intención de cambiar su nombre por Osama Husein «en honor a sus dos ídolos», el antiguo líder y fundador de Al Qaeda Osama Bin Laden y el exdictador iraquí Sadam Husein, ambos muertos.

 

Pimentel había conseguido hacerse con los componentes para construir bombas y detonadores, como tubos, pólvora incendiaria, clavos, circuitos electrónicos y relojes.

 

Todos estos componentes son parte de las instrucciones en Inspire Magazine sobre cómo construir bombas a partir de tuberías y con el objetivo de causar el mayor número posible de víctimas, según detalló la fiscalía en un comunicado.

 

Además, Pimentel también tenía su propia página en internet, en la que incluía enlaces a páginas con instrucciones para la fabricación de bombas y en la que colocaba opiniones a favor del uso de la violencia contra los ciudadanos y agencias gubernamentales de Estados Unidos.

 

El caso de Pimentel fue, tras el de Ahmed Ferhani (condenado a diez años en marzo pasado), el segundo que se procesó en el Tribunal Criminal de Manhattan bajo las nueves leyes de terrorismo aprobadas tras los atentados del 11 de septiembre de 2001.

 

Pimentel vivía en el barrio neoyorquino de Washington Heights (en el Alto Manhattan y de alta proporción de población de origen dominicano), y su caso no es el único de hombres de origen latino de la región de Nueva York que se embarcan en la vía violenta en nombre de la ideología islamista, tanto uniéndose a grupos organizados como actuando en solitario.

 

En octubre del año pasado, Marcos Alonso Zea, de padre colombiano y madre guatemalteca, fue detenido en la localidad de Brentwood (Nueva York) y acusado de cinco cargos de terrorismo por intentar unirse en Yemen a una rama de Al Qaeda.

 

Y en abril de 2013, Carlos Eduardo Almonte, de origen dominicano fue condenado a veinte años de prisión en un tribunal federal de Newark (Nueva Jersey) por conspirar para viajar a Somalia con el fin de unirse a un grupo terrorista islámico para cometer asesinatos.TERRORISTA

About hoy

Comentários no Facebook