Donald Trump y Vladimir Putin (AFP)

Donald Trump y Vladimir Putin (AFP)

Altos mandos del gobierno ruso celebraron la victoria de Donald Trump sobre Hillary Clinton como un triunfo geopolítico para Moscú, según funcionarios estadounidenses que dijeron que agencias de Inteligencia interceptaron comunicaciones tras las elecciones de EEUU.

La reacción entusiasta de jerarcas del Kremlin -incluyendo a algunos que autoridades estadounidenses creen que tenían conocimiento de los ataques cibernéticos durante la campaña electoral- contribuyó a la evaluación de los servicios de Inteligencia nacionales de que los esfuerzos de Moscú estaban dirigidos al menos en parte a ayudar a Trump a llegar a la Casa Blanca.

Otras piezas claves de información recolectadas por los espías estadounidenses incluyen la identificación de “actores” envueltos en el envío a Wikileaks de correos electrónicos que fueron robados a miembros del partidos Demócrata, y las disparidades en lo niveles de esfuerzos por parte de las entidades de inteligencia rusa para penetrar y explotar información sensible almacenada en los sistemas de campaña de los Demócratas y Republicanos.

Este y otros datos son el corazón de un reporte de inteligencia sin precedentes en la historia de Estados Unidos el cual está circulando en Washington esta semana con todos los detalles de la interferencia rusa en la campaña presidencial de 2016. Además, detalla otras ciber operaciones llevadas acabo por Moscú contra el sistema electoral estadounidense durante los últimos nueve años, informó el diario The Washington Post.

(Shutterstock)

(Shutterstock)

El documento clasificado, que contiene unas 50 páginas, fue entregado al presidente Obama este jueves, y se espera sea presentado a Trump en Nueva York el viernes por parte espías norteamericanos del más alto nivel, incluyendo al director de la Agencia Nacional de Inteligencia, James R. Clapper Jr. –quien en una audición en el senado este jueves calificó de “alarmantes” los cibertaques rusos-y al director de la CIA, John Brennan.

Dado el escepticismo del presidente electo Trump sobre los informes de inteligencia y sobre la misma inteligencia estadounidense -particularmente en lo referido a las conclusiones sobre Rusia- la reunión que se llevará acabo en la Trump Tower será un duelo entre el presidente electo y las agencias de inteligencia que ha menospreciado.

Oficiales estadounidenses que han repasado el nuevo reporte afirman que este que va mucho más allá del informe público presentado en octubre por el Departamento de Seguridad Nacional, que acusaba a Rusia de dirigir ciber operaciones para sabotear las elecciones presidenciales, y concluyen, en referencia al presidente ruso Vladimir Putin, que “solo los más altos oficiales en rusos pudieron autorizar estas actividades”.