Decenas haitianos y prostitutas invaden el parque Enriquillo

POR: TOMÁS VIDAL RODRÍGUEZ
tomasv63@hormail.com
El Parque Enriquillo fue invadido por venduteros haitianos que comercializan artículos comestibles con paleteras, triciclos y cubetas, lo dificulta el desplazamiento de transeúntes, viajeros y empleados de centros comerciales que acuden al lugar en las horas de receso. En el parque, localizado entre las avenidas Duarte y José Martí, de Villa Francisca, se desplazan los viajeros para abordar los autobuses en los que se desplazarán a las regiones Cibao, Este y Sur.

Asimismo, quinieleros, taxistas, enamorados y predicadores usan este centro de diversión, quienes lamentan que el lugar vuelva ser escenario de los consumidores de drogas, prostitutas y vendedores, porque el alcalde del Distrito, Roberto Salcedo sacó del lugar la Policía Municipal. La última remodelación del parque la realizó el ayuntamiento del Distrito Nacional, en el año 2008, reconstruyéndoles los asientos, las dos fuentes de aguas, aceras y plantándo flores trinitarias de diferentes colores, las cuales están marchitadas por la sequía estacional.

La contaminación del lugar es evidente, porque la plaza proliferan cartones y otros objetos por cualquier, según dijo Ramón Almonte, empleado de la tienda Los Muchachos, justo cuando hizo una parada en el parque esperando que abrieran el establecimiento comercial durante la mañana de hoy. Sin embargo, el contraste es que durante un recorrido que realizaron reporteros de El Nacional por el parque se pudo observar que la glorieta, los asientos de hierros y las calzadas están limpias y desde las primeras horas de la mañana una brigada recoge la hojarasca.

El parque Enriquillo fue inaugurado por el dictador Rafael Leónidas Trujillo Molina, el 17 de agosto de 1930. En principio se llamó Parque Julia, en honor a la madre del dictador, hasta el año 1961, cuando mataron al Trujillo, que se le cambió el nombre en honor al cacique Enriquillo.

Ahora Juan Henríquez Guzmán, residente en Villa Juana, con más de 30 años visitando el lugar, lamentó que el alcalde Salcedo haya dejado el parque sin seguridad, facilitando que se roben los asientos, luces y otros adornos y dejando a Villa Francisca y gran parte de San Carlos sin lugar de esparcimiento, además permitiendo que las prostitutas vuelvan apoderarse del lugar desde las primeras horas de la mañana. Sunilda Domínguez, predicadora de Testigos de Jehova, con más de 20 años visitando el lugar, dice que realiza sus cultos ahí y que nadie se mete con ella.

 

UN APUNTE

Parques Enriquillo  y  Colón

Los parques Enriquillo y Colón, este último de la  de la Zona Colonial,  durante mucho tiempo eran los lugares  donde los jóvenes y  dirigentes políticos de  los partidos  Reformistas  y Revolucionario Dominicano  a discutir sus  ideas. Pero el Enriquillo lo dejaron abondonado, siendo ocupado por protistutas  y venduteros.

About hoy

Comentários no Facebook